miércoles, 7 de marzo de 2018

MARTXOAK 8 GREBA FEMINISTA


































 

Manifestua

"Iaz, 70 herrialde baino gehiagotan, emakumeek nazioarteko emakumeen grebarako deialdia zabaldu zuten, emakumeen kontra indarkeria eta desberdintasun molde ugari eragiten dituen munduaren aurrean. Aurtengo martxoaren 8an Euskal Herriko mugimendu feministak bat egin nahi du EMAKUMEOK PLANTO aldarriarekin, menpean hartzen eta zapaltzen gaituen sistema kapitalista, arrazista eta heteropatriarkala salatzeko.
Honako eguna bide luze baten abiapuntua izango da. Bide horretan, aliantza berriak ehunduko ditugu, bateratuz eta elkar ezagutuz, gure borrokak berriz pentsatuz, erresistentzia berriak eraikiz, eta baztertzen gaituen mundutik askatuz, betiere alternatiba feminista bat sortzeko helburuarekin (...)".

Manifiesto

"El año pasado mujeres de más de 70 países convocaron una huelga internacional de mujeres, ante un mundo que sigue generando múltiples formas de violencia y desigualdad para las mujeres. Este 8 de marzo, el movimiento feminista de Euskal Herria queremos unirnos al grito de NOSOTRAS PARAMOS, para denunciar este sistema capitalista, racista y heteropatriarcal que nos somete y aplasta.
Este día será un punto de partida en un camino mucho más largo, en el que iremos tejiendo nuevas alianzas, encontrándonos y reconociéndonos, repensando nuestras luchas, construyendo nuevas resistencias, desconectándonos de un mundo que nos desecha, para generar una alternativa feminista (...)."

lunes, 5 de febrero de 2018

PwC: Acabar con el sindicalismo

2018/02/01
“Sin un cambio en el mapa sindical… Euskadi perderá competitividad”. Lo dice un informe de la consultora empresarial PwC. La consejera Tapia, presente en el acto en que PwC presentaba su informe, defendió ese objetivo. No es la primera vez que el Gobierno Vasco, con absoluta falta de equilibrio, coincide con las posiciones más reaccionarias de la patronal. La derecha económica, logradas las reformas laborales que privilegian su posición, sitúa el siguiente objetivo: acabar con el sindicalismo que se opone a sus pretensiones. O el sindicalismo se disciplina o se le disciplina.

Quieren hacer inútil nuestra intervención colectiva para que “la gente vaya evolucionando y prescinda del sindicato”. Los nuevos tiempos demandan que las empresas puedan hacer lo que les venga en gana con nuestra gente. Nos quieren de uno en uno y ponen de ejemplo Asia porque allí... no hay sindicatos.
ELA considera muy grave que un Gobierno democrático haga suyos esos objetivos. Defender un objetivo pre-constitucional (quitar de en medio al sindicato) se debería considerar una intromisión intolerable en favor de la patronal. El Gobierno no guarda ni las apariencias. Es duro que la patronal se atreva a verbalizarlo y más duro que, para apoyarles, acudan al acto en que se presentan esas conclusiones dos consejeras del Gobierno de Urkullu y los máximos líderes del PNV.
El Gobierno, desgraciadamente, hace tiempo que respecto al hecho sindical perdió el sentido del equilibrio. Lo perdió cuando apoyó que la minoría sindical suplante en la negociación colectiva a la mayoría elegida por los y las trabajadoras; lo perdió cuando quitó importancia al intento de Confebask de ilegalizar a ELA y LAB porque, entre otras cosas, hablábamos de “fiscalidad”. Lo perdió cuando la consejera Tapia dijo que “había que cambiar la representación sindical” en nuestro país.
El Gobierno se posiciona así básicamente por dos razones; la primera, porque representa ideológicamente a la derecha económica que no quiere sindicatos, como Margaret Thatcher; y la segunda, porque cree que esa forma de actuar no tiene coste político. Corren vientos favorables en el mundo para intentarlo. Es curioso. A la derecha política no le molestan las reformas laborales y la precariedad, le molestamos los sindicatos y no duda en ayudar a la patronal para dejarnos sin instrumentos de defensa. Quieren liderar una sociedad donde todos y todas aceptemos la disciplina que impone el miedo. Este viaje, advertimos, tiene muchos peligros.
Sí, PwC elabora un discurso ideológico cuando la derecha insiste en que “ya no hay ideologías”. Dicen que la “estrategia de confrontación laboral va contra las personas que trabajan en Euskadi...”. ¡Qué poca vergüenza! Que se lo pregunten, por ejemplo, a las mujeres de las residencias de Bizkaia, que han tenido que hacer 370 días de huelga para lograr un salario de 1.200 €. Ahí, dándoles apoyo y solidaridad, estuvo el sindicato. Eso es lo que no toleran.
¿A quién dirige PwC sus exigencias? A ELA no. Saben que no vamos a renunciar a la autonomía sindical que hemos ganado a pulso. ¿Qué delito hemos cometido para que nos sancione de esta manera? ¿Acaso nos inventamos la precariedad laboral y social que afecta a mucha gente? Nuestro delito es simple: trabajamos para dar perspectiva, autoestima, organización y capacidad de lucha. No hemos perdido la esperanza. Eso les molesta.
Un dato. Javier Urizarbarrena, que fue diputado de Hacienda de Bizkaia con el PNV, forma parte hoy de la dirección de PwC. No nos preguntamos qué defiende ahora Urizarbarrena porque es evidente. Nos preguntamos a quién defendía cuando era Diputado de Hacienda de Bizkaia. Él se fue a PwC, pero tuvo dignos sucesores en la Diputación para seguir bajando los impuestos a los empresarios. Es otro ejemplo de las puertas giratorias vascas, que las hay, y muchas.
La derecha se crece cuando la izquierda se diluye. Y la izquierda no es nítida. Hoy en Europa los ejemplos de izquierda política que reconstruyen su poder no eluden el debate ideológico con la derecha. Ante la decisión del Gobierno Vasco de ayudar a la patronal para debilitar al movimiento sindical la izquierda política se debería plantar. Sin embargo, construyen un “carril central” imaginario en la sociedad vasca en el que, precisamente, colocan dentro a quienes quieren destruir el sindicalismo.
Nos combaten imponiendo un modelo social precario y, además, apoyan a la patronal para quitarnos de en medio. Quienes hacen eso no forman parte del proceso en el que nosotros creemos. ELA no cree en eso. No es peccata minuta porque afecta a nuestro derecho a decidir. El de los y las trabajadoras vascas. El “carril central” en el ámbito institucional vasco es, desgraciadamente, neoliberal y, en nuestra opinión, es urgente plantear el debate ideológico a la derecha. Hace falta, como dice Ken Loach, “liderazgo y voluntad para definir un programa alternativo”. Existe otra alternativa que ya ha experimentado su utilidad en toda Europa: la de seguir los consejos del sistema que exige a la izquierda que “rompa su conexión con el movimiento sindical y que culmine el tránsito hacia su papel estrictamente institucional para normalizarse”. Es lo que hizo Tony Blair. Ese camino ha sido un fracaso para la izquierda porque una izquierda sin sindicalismo está coja y un sindicalismo sin izquierda política alternativa, también.
ELA insiste en la necesidad de construir poder sindical. Nos parece que es una aportación genuina al soberanismo social en el que creemos. Ese poder sindical explica la diferencia entre sufrir la precariedad de forma resignada y poder levantar la cabeza con dignidad. A Emilio Botín le sustituyó su hija por derecho de herencia. El capital funciona así, se hereda. El poder del dinero se hereda, el poder sindical no. El sindicalismo hay que construirlo día a día para que obtenga su legitimidad en la clase trabajadora. Ni la ley, ni estos gobiernos tan dóciles con el poder económico, nos van a garantizar el futuro. El sistema tiene empresas como PwC para irradiar pensamiento neoliberal. Lo que debemos hacer depende de nosotros y nosotras. A PwC le decimos que estamos orgullosos por desempeñar esta función social, y que lo vamos a seguir haciendo.

viernes, 27 de octubre de 2017

ELA logra un acuerdo histórico que pone fin la huelga de residencias, la más larga de la historia de Bizkaia

El convenio recogerá las reivindicaciones de las trabajadoras: 35 horas, incremento salarial superior a 140 euros mensuales, y 100% en baja por accidente o enfermedad laboral.Representantes de ELA han suscrito hoy, viernes 27 de octubre, un acuerdo con las tres patronales del sector (Gesca, Lares y Elbe) un acuerdo que pone fin a la huelga que desde hace más de dos años vienen manteniendo las trabajadoras de las residencias de Bizkaia. Con la firma del acuerdo en el Consejo de Relaciones Laborales y tras la posición favorable de las delegadas en las asambleas de los últimos días, las trabajadoras han optado por la desconvocatoria de la huelga.
Comunicado de las trabajadoras:
En primer lugar, ELA felicita a las trabajadoras de las residencias porque han sido un ejemplo de lucha en un conflicto duro y difícil. Nuestra firmeza e ilusión han permitido superar importantes obstáculos, en especial un decreto de servicios mínimos abusivo con el único objeto de desgastar a la huelguistas e invisibilizar el conflicto.
Ha sido una huelga de mujeres que, desde nuestra humildad, sinceramente creemos que estamos escribiendo una página de la historia en el movimiento sindical. Ha sido más que un conflicto laboral, también ha sido una lucha social y feminista, ya que hemos avanzado hacia la dignificación de los trabajos de cuidados. En este sentido, queremos agradecer, de todo corazón, las múltiples muestras de apoyo recibidas durante el conflicto y, en especial, a la asociación de familiares Babestuz, con quienes seguiremos trabajando para mejorar la calidad asistencial en las residencias de Bizkaia.
El acuerdo recoge las principales reivindicaciones planteadas al inicio del conflicto como son las 35 horas de jornada semanal, el salario mínimo de 1.200 euros, mejoras en las coberturas de bajas y actualización de los pluses.
En concreto, el acuerdo recoge:
- La vigencia del convenio será hasta 2020, y supondrá una mejora en nuestras condiciones salariales y de jornada que supera el 20%.
- El incremento salarial será de más de 140 euros mensuales. Se empezará a aplicar desde septiembre de 2017, con una subida lineal mensual de 40 euros en 2017 y 2018; una subida de 45 euros al mes en 2019; y una subida lineal de 55 euros mensuales en 2020.
- En la jornada laboral se acuerda una reducción progresiva de la jornada del convenio sectorial de casi 200 horas. De las actuales 1.698 horas de trabajo (de ellas, 15 para formación) pasaremos a trabajar 1.517 horas (20 para formación). Por un lado, logramos las 35 horas semanales, pero también se reconocerá a todas las trabajadoras el descanso del bocadillo como tiempo de trabajo efectivo. Esta reducción de jornada traerá consigo que haya mas trabajadoras en los centros mejorando así la calidad asistencial de usuarios y usuarias.
- Además, se logra el reconocimiento de la no penalización económica en caso de accidente laboral o enfermedad profesional, percibiendo el 100% del salario en estos casos. También aumenta el plus de fin de semana (de 1,70 a 2,75 euros) y los pluses de nocturnidad.
Mantenemos además todas las clausulas anti-reforma por las que luchamos en el anterior convenio, clausulas que motivaron que Cebek no firmara el anterior acuerdo.
Decíamos el pasado 1 de mayo, cuando llevábamos ya más de 250 días de huelga, que el sistema nos necesitaba sumisas y calladas, y que estaban utilizando todos los instrumentos a su alcance para que volviéramos al redil: nos acusaban de maltratar a los usuarios de las residencias, nos despedían a compañeras de lucha, nos trataban como ciudadanas de segunda, subalternas, manipulables, sin iniciativa ni capacidad de decisión. En definitiva, nos faltaban al respeto. Pero éramos muy conscientes, entonces y ahora, de que todo esto tenía una intención: que cediéramos a su chantaje.
Pero nosotras decidimos que no, que no íbamos aceptar el papel que nos quieren hacer jugar, que no íbamos a ceder ante el chantaje de la Diputación, ni al chantaje de sus empresas amigas, que habíamos roto el silencio y la sumisión, y que no íbamos a parar hasta lograr que se dignificaran nuestras condiciones de trabajo y también las condiciones de vida de las personas usuarias de las residencias.
Y hoy, tras mucho sufrimiento, muchas noches sin dormir y decenas y decenas de manifestaciones y concentraciones, podemos decir alto, claro, y con mucho orgullo, que hemos logrado no ceder al chantaje y lograr una gran victoria sindical, social y dar una gran paso adelante en la emancipación de la clase trabajadora de este país.

viernes, 13 de octubre de 2017

La Consejería estudia más de 35 solicitudes de empresas que quieren abrir nuevas ITV

Un coche y una moto pasando por delante del solar adquirido en la carretera de Alicante para habilitar una nueva ITV. NACHO GARCÍA / AGM
JORGE GARCÍA BADÍAMURCIA
Sobre la mesa de la Consejería de Empleo, Universidades y Empresa hay pendientes de estudio más de 35 solicitudes de empresas interesadas en montar nuevas instalaciones de inspección técnica de vehículos (ITV) a lo largo del territorio autonómico. Los expedientes se irán resolviendo al margen de cuando se publique el nuevo decreto que regulará el sector y que se está negociando con los sindicatos, ya que la Consejería en la actualidad está aplicando la normativa que rige a nivel estatal y está facultada para conceder autorizaciones a nuevos operadores.
La ampliación de la red regional de estaciones es imparable, a pesar de los parones que están impulsando los sindicatos reclamando al Gobierno regional que mantenga el régimen de concesiones y que no se privatice la ITV de Alcantarilla. Prueba de ello es que próximamente comenzarán las obras de una nueva estación en la carretera de Alicante, a escasos metros de la entrada a Monteagudo.

De momento, en el solar elegido, con acceso directo desde la N-340 para facilitar la entrada y salida de vehículos, ya se ha instalado un cartel en el que se anuncia: «Solar adquirido para ITV». El expediente lo impulsa Joberco, con sede en Molina de Segura, y recibirá autorización cuando finalice la obra con la perspectiva de realizar más de 48.000 inspecciones anuales a turismos, camiones, autobuses... De forma que la nueva red regional de estaciones ITV podría inaugurarse antes de que acabe el año en la carretera de Alicante.
El futuro decreto del Gobierno regional regulará el sector a través de un sistema de autorización restringida
Después de que el PSOE y Ciudadanos frenasen en la Asamblea Regional el modelo que preveía sacar a concurso seis lotes, que incluían la construcción de once nuevas estaciones y la privatización de la ITV de Alcantarilla, ahora el departamento del consejero Juan Hernández trabaja en sacar adelante un decreto que se sustenta en un modelo similar al de La Rioja. «Se está trabajando en un modelo basado en un sistema de autorización restringida».
En la práctrica, esto supone que las nuevas ITV se construirán en el municipio donde la iniciativa privada lo solicite, siempre y cuando, el inversor cumpla con los requisitos que establezca el futuro decreto. La desaparición del sistema actual de concesión repercutirá en el coste de cada inspección. «El marco cambia de ser un sistema concesional con unas tarifas fijas, a un sistema de autorización con unas tarifas máximas, las cuales siempre pueden ser aplicadas a la baja por los titulares en base al mercado».
Las inversiones de las empresas que obtengan el visto bueno serán de hasta 3 millones
Las tarifas máximas que se podrán cobrar quedarán establecidas a través de una orden, pero en la práctica todo dependerá de la competencia. El sistema de autorización también repercutirá en las arcas regionales: «En el régimen concesional existen los cánones que deben pagar los concesionarios, que en el caso de las autorizaciones desaparecen, pudiéndose establecer una tasa a pagar por cada estación». Las estaciones que en la actualidad están funcionando en Jumilla, Molina de Segura, Cartagena, San Pedro del Pinatar, Lorca y Caravaca de la Cruz, «han pasado automáticamente a autorización administrativa». Ya no funcionan bajo el modelo de concesión debido a que expiró el periodo de explotación y no se sacaron a concurso las instalaciones tras la negativa de la Asamblea Regional al modelo de los seis lotes.
Las empresas no pagarán canon a la Consejería, pero deberán abonar el valor de las instalaciones en las que siguen operando y cuya construcción fue financiada total o parcialmente por el Gobierno regional. Por su parte, las mercantiles se beneficiarán de operar sin el límite de tiempo que impone la concesión y para que la calidad del servicio no baje en las revisiones, la Consejería advierte a los empresarios de que la autorización solo «será ilimitada mientras cumplan con los requisitos». Si bajan el listón, el Ejecutivo regional les podría revocar el permiso.

No habrá privatización

El futuro sistema de autorización restringida satisfará una de las peticiones de los sindicatos: no privatizar la ITV de Alcantarilla. Así lo confirman desde el departamento del consejero Juan Hernández: «Las previsiones son las de mantener la gestión pública». A pesar de que estas instalaciones cerraron 2016 con unos ingresos de 2.052.656 euros, en la hoja de ruta del Gobierno regional no se contempla ampliar el personal. En la actualidad, hay seis mecánicos en el turno de mañana y cuatro por la tarde, y desde CSIF defienden que la estación «sería más rentable» para las arcas regionales con diez mecánicos por la mañana y seis por la tarde.
«También habría menos colas». Precisamente, el tiempo de espera es una de las quejas recuerrentes de los usuarios y la Consejería espera rebajar las colas ampliando la red regional con las 35 solicitudes de nuevas ITV que se están estudiando. Las que reciban la autorización administrativa generarán inversiones de hasta 3 millones de euros.
La Comunidad tratará de bajar las tarifas hasta un 30%
El consejero de Empleo, Universidades y Empresa, Juan Hernández, subraya que su departamento está centrando todos sus esfuerzos en «consensuar» con los sindicatos el nuevo decreto que regulará las ITV de la Región. Al pasar del modelo de concesión al de autorización restringida, «se busca una nueva red regional, con más estaciones y menos colas, con mejores servicios y más cercanos al ciudadano». El consejero subraya que también se pretende lograr «tarifas más bajas para los clientes». La horquilla que maneja su departamento es reducir entre un 25% y un 30% los precios actuales de cada revisión, tanto en las estaciones que operan en la actualidad como en las que obtengan una autorización en el futuro. «Evidentemente, uno de los objetivos de la Consejería es abaratar al máximo el coste para los ciudadanos».

martes, 1 de agosto de 2017

ELA paga hasta 1.733 euros mensuales a los trabajadores que participan en sus huelgas

JOSEAN IZARRA   Bilbao                     31 JUL. 2017 08:02
El secretario general de ELA Adolfo 'Txiki' Muñoz durante su intervención en la celebración del 1 de Mayo. ARABA PRESS
                   - El sindicato nacionalista destinó entre 2012 y 2016 más de 19,1 millones de euros de su 'caja de resistencia'. Durante ese periodo en Euskadi se convocaron 514 huelgas en las que participaron más de 100.000 trabajadores y se perdieron 404.348 jornadas laborales

El sindicato nacionalista ELA destinó entre el año 2012 y el 2016 más de 19,1 millones de euros para compensar económicamente a los trabajadores que participaron en las jornadas de huelga en el País Vasco y Navarra. La denominada'caja de resistencia' de la organización sindical que dirige Adolfo Txiki Muñoz entrega en 2017 entre 866, 53 euros mensuales y 1.7333,06 euros mensuales a sus huelguistas a través de un baremo en el que se establece como condición que más de una tercera parte de la plantilla de la empresa en conflicto laboral se encuentre afiliada y que apoye mayoritariamente la huelga. Con 98.960 afiliados y una representación sindical en el conjunto del País Vasco y Navarra que alcanza el 36%, el sindicato nacionalista se ha erigido en un agente de confrontación político y social con el PNV y el Gobierno del lehendakari Iñigo Urkullu ante el que exhibe su fortaleza de representación y económica.
El País Vasco contabilizó, según los datos del Consejo Económico y Social, entre 2012 y 2016 un total de 514 huelgas en las que participaron 100.089 trabajadores y acarrearon la pérdida de 404.348 jornadas laborales. En ese mismo periodo, e incluyendo también lo destinado a los trabajadores en Navarra, el sindicato ELA utilizó su potente tesorería para destinar 19.129.689 euros con los que compensar el recorte salarial de aquellos trabajadores que participaron en muchos de los conflictos colectivos que el sindicato ha liderado dentro de una estrategia de presión muy focalizada en la negociación de los convenios colectivos en cada centro de trabajo.
Las aportaciones que ELA traslada a sus huelguistas en 2012 se cuantificaban en una aportación «ordinaria» de 800,65 euros mensuales que se incrementaba hasta los 920,75 euros en el caso de que el 35% de la plantilla de la empresa en conflicto laboral estuviera afiliada a este sindicato. Además, cabía una tercera aportación de hasta 1.601,30 euros cuando se cumple las condiciones de que el 30% de los trabajadores son de ELA, el 75% de ellos apoyan la huelga y esta se considera de «interés estratégico».
Aportaciones que tras el congreso de junio se han incrementado a 866, 53 euros, 996,51 euros y 1.733,06 euros sin que en la documentación entregada por el sindicato quede claro si se produce algún tipo de retención fiscal o vinculada a la cuotas sociales que en sus salarios aportan habitualmente los trabajadores.
Según los datos aportados por la dirección de ELA durante la celebración del congreso ordinario celebrado el pasado 16 de junio, el sindicato nacionalista ingresó en el periodo comprendido entre 2012 y 2016 un total de 109 millones de euros (unos 21 millones de euros anuales) a través de las cuotas de sus casi 100.000 afiliados. Unos recursos directos a los que se sumaron los 4,8 millones por subvenciones y 2,1 millones de recursos propios. Muy lejos cuantivativamente en este desglose de ingresos se situaron los provenientes de la participación en foros institucionales (351.559 euros) y los captados como fondos de negociación colectiva (559.661 euros).
El incremento en su afiliación ha permitido que ELA obtenga un millón de euros más anualmente procedente de las cuotas de sus afiliados respecto al periodo 2008-2011 cuando declaró haber ingresado un total de 80,8 millones de euros por este concepto. Su estrategia de confrontación con el Gobierno vasco evitando la participación en los foros institucionales de diálogo social redujeron los ingresos por «participación institucional» de 1,7 millones en el cuatrienio 2008 a 2011 a los 357.559 euros de los últimos cinco años.
El incremento de ingresos en los últimos cincos años con Txiki Muñoz al frente le permitió a ELA destinar 94,4 millones de euros a gastos ordinarios, 19,1 millones para a través de la 'caja de resistencia' compensar la pérdida de retribuciones de los trabajadores en huelga y engrosó sus provisiones con 4,1 millones de euros que se suman a los 4 millones de euros que también se habían destinado a provisiones en el periodo anterior, según los datos aportados por el sindicato nacionalista a los delegados que participaron en su congreso.
Datos en los que también se refleja la dimensión interna de este sindicato que sólo en el País Vasco cuenta con 250 trabajadores repartidos entre sus sedes de Bizkaia (118), Gipuzkoa (105) y Álava (37) y entre los que se encuentra un grupo de unos 70 abogados. Ellos son los encargados de activar los más de 8.000 expedientes anuales que el sindicato traslada en los juzgados sociales que, por ejemplo en 2016, se sustanciaron en la celebración de 6.059 juicios. Además, los abogados de ELA asesoraron el año pasado a más de 8.500 afiliados en sus litigios y a otros 1.500 trabajadores que acababan de afiliarse muy probablemente para conseguir la cobertura jurídica de uno de los servicios que más mima la organización sindical dirigida por el secretario general Adolfo Txiki Muñoz.
k



viernes, 12 de mayo de 2017

"Quiero hacerme de tu equipo"

Adolfo Muñoz "Txiki"

2017-05-11
El pasado 1º de Mayo estuve sentado en la comida que organizó el sindicato al lado de unos militantes de ELA de una empresa importante que tiene muchos centros de trabajo. Resulta, según me contaron, que el convenio de su centro de trabajo es el mejor de todo el Estado con diferencia y a la empresa no le gusta. La empresa quiere acabar con las condiciones más favorables logradas con lucha sindical y nuestros militantes le dicen a la empresa que, para eso, que no cuente con ellos ni con ELA.
La empresa, para superar las resistencias de ELA, ha puesto en marcha nuevas estrategias de contratación. Traer trabajadores de fuera: de Marruecos, Extremadura, Andalucía… Su objetivo: debilitar la identidad colectiva que existe en ese centro y que ha sido responsable del convenio que disfrutan. El caso es que la militancia de ELA, cuando estas personas entran en la empresa, les explican cuales son sus derechos, lo que han hecho para lograrlos, el trabajo del sindicato, etc... Hacen con los nuevos lo que han hecho siempre con todos y todas: acercarles el sindicato. Los compañeros que vienen de fuera dicen que nunca, en ningún sitio donde hayan trabajado, nadie de ningún sindicato se les había acercado a explicarles esas cosas.
El caso es que a través de esa cercanía con esos compañeros a la empresa no le salen las cuentas. Varios de esos que vienen de fuera se dirigen a los delegados de ELA para decirles “oye, yo quiero hacerme de tu equipo”.
Zorionak por el buen trabajo sindical que estáis haciendo. Las realidades sindicales en los centros de trabajo, para bien o para mal, dependen de militantes que saben construir poder sindical. Pues eso “quiero hacerme de tu equipo”.

jueves, 27 de abril de 2017

Con una representación del 100%, ELA firma la renovación del convenio en la ITV de Urnieta e Irun


El sindicato ELA informa que la plantilla de la empresa Tüv Rheinland Ibérica S.A., con centros en Urnieta e Irun, ha firmado la renovación del convenio para los próximos 4 años (hasta el 31/12/2010).
La plantilla de las ITV de Urnieta e Irun representada por el comité, perteneciente a la empresa concesionaria del Gobierno Vasco Tüv Rheinland Ibérica S.A, ha firmado la renovación del convenio para los próximos 4 años, hasta el 31-12-2020.
La firma y formalización del acuerdo definitivo se realizó el viernes 21 de abril en la sede del PRECO en Donostia.
Los trabajadores/as recuerdan que las dos últimas renovaciones del convenio (año 2009 y año 2012) supusieron tener que realizar sendas huelgas de 6 y 9 meses respectivamente, hasta la firma satisfactoria de un acuerdo, en los mismos términos que los realizados hoy.
El acuerdo recoge el blindaje ante la última reforma laboral y un incremento salarial de IPC + 1% para cada año de vigencia del convenio hasta el año 2020.
Por ese motivo, los trabajadores comunican su satisfacción por la renovación del convenio y animan a la clase trabajadora a organizarse y luchar por nuestros derechos laborales.

viernes, 21 de abril de 2017

El comité de empresa de las ITVs de Urnieta e Irun acuerda la renovación del convenio para los próximos cuatro años

El comité de empresa de las ITVs de Urnieta e Irun acuerda la renovación del convenio para los próximos cuatro años


SAN SEBASTIÁN, 21 Abr. (EUROPA PRESS) - Los trabajadores de las Inspecciones Técnicas de Vehículos (ITV) guipuzcoanas de Urnieta e Irun, pertenecientes a la empresa concesionaria del Gobierno vasco Tüv Rheinland Ibérica S.A, han llegado a un acuerdo de renovación del convenio para los próximos cuatro años.
 Según ha informado el sindicato ELA en un comunicado, la firma y formalización del acuerdo definitivo se ha realizado este viernes en la sede del PRECO de San Sebastián. El acuerdo recoge un incremento salarial de IPC + 1% para cada año de vigencia del convenio hasta el año 2020.
 El comité de empresa ha recordado que las dos últimas renovaciones del convenio (2009 y 2012) han supuesto para los trabajadores tener que realizar sendas huelgas de seis y nueve meses, respectivamente, "hasta la firma satisfactoria de un acuerdo, en los mismos términos que los realizados este viernes". Los empleados han expresado su satisfacción por la renovación del convenio  y han destacado que el servicio "va a continuar prestándose al cien por cien en ambos centros".