jueves, 11 de marzo de 2010

La dirección de las ITV da un ultimátum a los trabajadores para que acepten su oferta


EL Diariovasco.com

Concede una semana de plazo para que admitan la propuesta o la retirará de la mesa

PILAR ARANGUREN | SAN SEBASTIÁN.

La dirección de TÜV Rheinland, concesionaria de las ITV de Irun y Urnieta, en huelga desde hace más de tres meses, dio ayer un ultimátum a los trabajadores para que acepten su última propuesta. La empresa asegura que si no la admiten la retirará de la mesa.

Éste es el mensaje que trasladó ayer finalmente la dirección de la empresa a los representantes de los trabajadores después de que la reunión mantenida por la mañana, lejos de acercar posturas, sirviera para agrandar aún más las diferencias existentes.
Según explicó Ketxus San Emeterio, de ELA, la empresa presentó ayer una propuesta que «empeora la anterior», ya que la aproximación de las retribuciones del personal administrativo se realizaría al finalizar la huelga y no desde el 1 de enero de 2009, como se había comprometido anteriormente.
Además, señaló que la dirección continúa sin ofrecer texto alguno que sirva para regular las condiciones laborales de la plantilla, y que ultimaría la redacción definitiva del citado texto cuatro meses después de la desconvocatoria de la huelga.
La central considera que la empresa «se ha propuesto tomar el pelo a la plantilla, al Gobierno Vasco como propietario de la concesión y a la ciudadanía guipuzcoana en general». Además, considera incomprensible el «silencio» del Ejecutivo autónomo y le reclama que «exija a la empresa que negocie de buena fe o tome las medidas que están en su mano para que TÜV Rheinland cese el servicio».
Los trabajadores decidirán mañana, viernes, en asamblea su postura respecto al ultimátum, aunque todo apunta a que el conflicto se va a prolongar.
Una opinión que comparte la empresa. «No tiene visos de solución», señalaba ayer por la tarde a DV. Remarca que durante todo este tiempo «hemos estado haciendo concesiones, sin que la otra parte se mueva un ápice». De hecho, apunta que ha llegado un momento en que el negocio en Gipuzkoa ha entrado en pérdidas.
Remarca asimismo que los empleados de las dos concesiones son «los mejores pagados de todo el colectivo de ITV del País Vasco y de España», y afirma que las peticiones de los trabajadores suponen un coste añadido para la empresa de 200.000 euros al año.
Los trabajadores discrepan con ello, ya que señalan que sus reivindicaciones no supondrían más allá de 30.000 euros al año, que es lo que implicaría la aplicación del incremento del 1% pactado en las concesiones de TÜV Rheinland del resto del Estado para este año, más una paga de 560 euros que cobran en marzo.
En su última oferta la empresa propone un incremento del 3,6% para 2009. Para 2010 plantea un aumento del 1%, ya que no hay aumento de tarifas, y para el siguiente el incremento que se aplique a las tarifas, con garantía del 1%. Los trabajadores solicitan para 2010 y 2011 el IPC más 2,5 puntos, que podría ser negociable, aseguran.

No hay comentarios:

Publicar un comentario