jueves, 8 de abril de 2010

Un trayecto con curvas

Mesa de redacción
Por ramón sánchez - Jueves, 8 de Abril de 2010.
lo reconozco. Soy uno de los que me resistía a pasar la ITV de mi vehículo, a pesar de que la tenía cumplida, porque consideraba que, al ser un servicio obligatorio, desde la administración debían impulsar los medios necesarios para que los conductores afectados por la huelga de las estaciones de Irun y Urnieta no tuviéramos que desplazarnos hasta Bergara, Pamplona o Arbizu. Pero, en vista de que no existían visos de que la problemática se desbloqueara, al final tuve que dejar de lado mis principios para no sufrir males mayores. Y es que, además de la inoportuna sanción que conlleva el no tener pasada la revisión, los automovilistas inconformistas como yo corren el peligro de que, en caso de sufrir un accidente, el seguro pueda desentenderse de la responsabilidad de asumir el coste de los daños. Por esta razón, hace unos días decidí acudir a Pamplona, donde, además de aguardar una espera de dos horas, me di cuenta de que la empresa adjudicataria del servicio es la misma (TÜV Rheinland) que la de las estaciones de Irun y Urnieta. Por lo tanto, ¿cómo va a ceder la dirección de esta firma alemana a las peticiones de los trabajadores (aumento de salario) si muchos de los afectados (alrededor de 70.000) asisten a otra de sus franquicias? Oscuro panorama para unos empleados que llevan cuatro meses en huelga. Para el conductor el mal menor es ir a Pamplona (quien se pueda permitir al menos medio día libre) y pagar los 29,90 euros que cuesta el servicio (¡12 euros menos que en Irun o Urnieta¡). Abróchense los cinturones porque este trayecto no deja de tener curvas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada