domingo, 9 de mayo de 2010

Conductores reclaman más orden en las ITV, que registran esperas de 3 horas

El matrimonio pamplonés formado por Víctor Rodríguez de Blas y María Juaristi Gaztelu salió ayer de su casa minutos antes de las 8 de la mañana. Tenían pensado pasar la Inspección Técnica de su Vehículo (ITV). Casi tres horas después, desquiciados, continuaban esperando en una de las filas de la estación ubicada en el polígono de Agustinos, junto a Mercairuña, en Pamplona. "Esto es un desastre y una vergüenza. Llevamos tres horas aquí, sin avanzar, para un trámite que no debería llevar más de 15-20 minutos. Nos han dicho que, hasta que no llegáramos a la recta previa, no fuéramos a hacer el papeleo y los más listillos no han hecho ni caso", relataba Rodríguez, de 36 años. Harto de esperar, se bajó del coche y se puso a charlar con el dueño del vehículo que le precedía, Felipe Mateo López, vecino de Rentería de 56 años. "Me esperaba que hubiera coches, pero no tantos, desde luego. Esto es una pérdida de tiempo y un cachondeo. Además, se podría solucionar muy fácilmente. Con un sistema de ticket y un par más de guardias-jurado, se evitarían muchos líos", se quejaba. Por líos se refería este guipuzcoano a los trapicheos para colarse de algunos conductores avispados. En más de una ocasión, varias personas se encararon con violencia, enfadadas por esa falta de orden. " A ver si se soluciona ya el problema en Guipúzcoa porque si no...", señaló Mateo. Desde diciembre, dos de las tres estaciones de ITV de la provincia vasca permanecen en huelga. Así, ante el parón en Irún y Urnieta, y el sistema de cita previa de Bergara, que concede turno con al menos dos semanas de retraso, miles de guipuzcoanos optan por desplazarse hasta Navarra. En la ITV de Agustinos, por ejemplo, el incremento respecto al mismo periodo de 2009 se calcula en un 25%. Se achaca, casi en exclusiva, a la revisión practicada a vehículos venidos desde Guipúzcoa.
Noáin cierra el sábado Esta situación, vivida ayer por la mañana en la ITV de Agustinos, se vio anormalmente agravada por el cierre de la estación de Noáin, que no practicó revisiones ayer, por primera vez este año, debido a su nuevo horario en fin de semana, que no contempla abrir en sábado en los meses hasta después de verano. A David y Lorenzo Imaña, de Irún, les pilló por sorpresa. "Hemos ido a Noáin y al ver que estaba cerrado, hemos venido aquí. Había una fila tremenda. En fin, resignación, ya sabíamos que veníamos a echar la mañana en Navarra", admitían. Los guipuzcoanos eran mayoría. Como Eduardo García Torres, de 26 años, y su amigo Franco Rizza Villarreal, de 25, que se acercaron desde Irún a la capital navarra. "Cada vez está peor la cosa. Se solucionaría con algo más de organización, porque la gente pierde la paciencia. No es ninguna broma, para pasar la ITV hemos salido de casa a las 7 de la mañana...", contaban. Los que también se han tenido que armar de paciencia han sido los navarros acostumbrados a pasar la ITV en Noáin. Al menos el sábado, los tiempos de espera han aumentado considerablemente. José Ramón Etxeberria Benito, de 65 años, llegó a Pamplona desde Elizondo. "Tenía como 100 coches por detrás y eran poco más de las 8 de la mañana. La última vez que me tocó venir fue el año pasado después de Sanfermines y no había ni la mitad de gente", dijo. Desde Iantzi, Igor Antxordoki Mutuberria, de 26 años, también expresaba su enfado. "Con Noáin cerrado, deberían de hacer algo. Esta situación es tercermundista". Begoña Solano Bendaño, vecina de Rentería, de 29 años, esperaba, en el interior de su vehículo. "Llevo así más de una hora, pero ya venía mentalizada. El follón está en Guipúzcoa y éste es un efecto colateral. ¿Bergara? Va con cita previa, pero es un despropósito. Les llamé en febrero y me daban para abril, así que al final, casi merece más la pena venir a perder una mañana en Pamplona", justificaba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada