jueves, 13 de mayo de 2010

El Gobierno Vasco ratifica que las ITV de Irun y Urnieta deben cambiar de manos

La nueva valoración estima que la concesión a TÜV Rheinland fue errónea y que debería haberse adjudicado a Itevelesa

13.05.10 - 01:59 - MIGUEL ANGEL MATA mmata@diariovasco.com
El Gobierno Vasco ha confirmado, a través de una nueva valoración, que la concesión en 1994 de la gestión de las ITV de Urnieta e Irun fue errónea y que la empresa adjudicataria debería haber sido la compañía leonesa Itevelesa, en lugar del grupo alemán TÜV Rheinland. El Ejecutivo autónomo remitirá a lo largo de este mes la nueva valoración al Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV), que es quien en última instancia debe dar el visto bueno a la nueva puntuación y decidir las actuaciones a seguir para, en su caso, proceder al cambio de gestor del servicio. Los servicios de inspección técnica de vehículos de Irun y Urnieta son los únicos que deberán cambiar de manos. Había dudas acerca de que la adjudicación de las ITV de Bergara y Júndiz (Álava) también hubiera resultado errónea. Pero la mesa de contratación encargada de realizar las nuevas valoraciones ha concluido que aún con las nuevas puntuaciones no procede el cambio en esta adjudicación, que seguirá a cargo de Applus.
El conflicto por la concesión nada tiene que ver con el que mantiene internamente TÜV Rheinland con sus trabajadores por el convenio, que ha desembocado en una huelga que dura ya más de cinco meses y que tiene cerrados ambos centros de inspección desde el 9 de diciembre, afectando a decenas de miles de conductores guipuzcoanos.
16 años de conflicto
Esta cuestión se remonta a 1994, año en que el Gobierno Vasco otorgó la concesión de las ITV de Irun y Urnieta a TÜV Rheinland para 30 años, dentro de un concurso para conceder la gestión de ocho estaciones en Euskadi, divididas en cuatro lotes de dos.
Tres de las licitadoras que no resultaron ganadoras recurrieron las adjudicaciones. Entre ellas Itevelesa, al entender que en el lote Irun-Urnieta había salido perjudicada en la valoración de varios aspectos. En concreto, denunció que a TÜV Rheinland se le concedieron una serie de puntos por estar presente en todo el Estado, cuando sólo operaba en Castilla La Mancha, mientras que a Itevelesa se le infravaloró la experiencia de sus directivos.
Tras un largo proceso judicial, en diciembre de 2007 el Tribunal Supremo dio la razón a los recursos y ordenó que se realizara una nueva valoración para todos los lotes. Las primeras estimaciones ya dejaban entrever que, con los criterios marcados por la Justicia, en el caso de Irun y Urnieta la adjudicataria debería haber sido Itevelesa, mientras que la igualdad entre candidatos hacía albergar dudas en el lote Bergara-Júndiz.
Nada más conocer la sentencia del Supremo, Itevelesa solicitó la ejecución de la misma. Pero TÜV Rheinland presentó un incidente de nulidad, al entender que no había sido debidamente informada del proceso que se estaba llevando a cabo contra la resolución del concurso. Ese incidente está aún pendiente de resolución. Al conocer el movimiento de TÜV, el Gobierno Vasco pidió a su vez al Supremo una prórroga en la ejecución de la sentencia, a la espera de que el Alto Tribunal decidiese sobre la reclamación de la actual concesionaria y aclarase la situación.
Pero esta petición fue rechazada y el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) instó al Gobierno Vasco a ejecutar ya la sentencia y valorar de nuevo las candidaturas, situación que se ha producido esta semana. La decisión está ahora en manos del TSJPV, que deberá ratificar o rechazar las nuevas valoraciones y definir el procedimiento a seguir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada