jueves, 6 de mayo de 2010

La empresa de dos ITV puso a su frente al funcionario que avaló su concesión

Industria va a retirar la adjudicación por fallos en el baremo de valoración.

Multinacional alemana TÜV Rheinland, a la que el Gobierno pretende quitar, basándose en una sentencia del Tribunal Supremo, la concesión de sus dos estaciones de Inspecciones Técnicas de Vehículos (ITV) en Euskadi, sitas en Irún y Urnieta, tiene como máximo responsable de las mismas al técnico de Industria que realizo el informe que avaló que se le adjudicase el servicio. Javier Goldarazena, quien elaboró el estudio en 1993, es desde mayo de 2006 el jefe de ambas estaciones, donde cada año se revisan unos 170.000 vehículos. Goldarazena, que pasó directamente de Industria a la multinacional, se halla en excedencia como funcionario del Gobierno.
El técnico pasó directamente del departamento a su cargo en Rheinland
Las adjudicaciones del servicio de ITV han estado envueltas en polémica desde las concesiones en 1993, cuando la Administración dejó de prestar el servicio directamente. El País Vasco cuenta actualmente con estaciones en Arrigorriaga, Zamudio, Trapagaran, Amorebieta, Vitoria, Bergara, Irún y Urnieta.
Las adjudicaciones motivaron recursos judiciales de las empresas que no resultaron beneficiados. Tanto el Tribunal Superior en 2001 como el Supremo seis años después han apreciado anomalías en los baremos de valoración de las concesiones. El último fallo del Supremo concluyó que se debe realizar una nueva valoración técnica, que mantendría a tres de los adjudicatarios actuales (las empresas Iteuve e IT Link para las ITV vizcaínas y Luybas para las de Vitoria y Bergara) y sólo obligaría a cambiar de concesionario en las de Irún y Urnieta las dos de la multinacional alemana.
Los cuatro informes de valoración técnica fueron elaborados por Goldarazena, quien participó además en las dos reuniones de la Mesa de Contratación de Industria, celebradas el 27 de octubre y el 5 de noviembre de 1993. El técnico explicó los criterios de valoración, según se refleja en el acta, en poder de EL PAÍS. El Departamento de Industria, entonces con el peneuvista Jon Azua como consero, calificó tales criterios de "completos y complejos". La Mesa de Contratación aprobó el 5 de noviembre los adjudicatarios propuestos, entre ellos TÜV Rheinland.
El órgano de contratación se tuvo que reunir dos veces, ya que cambió a uno de los adjudicatarios. El informe técnico consideraba ganador del concurso para las estaciones de Vitoria y Bergara a la empresa Eusko Iat. Esta firma era propiedad de cuatro funcionarios del Gobierno, cada uno de los cuales poseía un 25% del capital, lo que incumple la ley de Incompatibiliddes. Por ello, se otorgó la concesión a la segunda oferta, la de Luybas.
Las valoraciones técnicas fueron cuestionadas por la Dirección de Contratación ese mismo año, según la explicación que el actual titular de Industria, Bernabé Unda, ofreció el pasado 19 de abril en el Parlamento. "Emitió un informe desfavorable que no fue tenido en cuenta. Este informe no se ha encontrado en el expediente y, por tanto, no es posible concretar su contenido", manifestó. Industria ha realizado una investigación interna sobre el proceso de concesión.
TÜV Rheinland ha presentado un incidente de nulidad sobre la nueva valoración técnica ordenada por el Supremo. El Gobierno, que se basa en un auto del pasado 19 de enero del Superior que ordena ejecutar la nueva valoración, ha anunciado que este mes se reunirá la mesa de contratación para aprobar las nuevas adjudicaciones de todas las ITV. En cualquier caso, el cambio de concesión de las de Irún y Urnieta no llegará antes de septiembre. TÜV Rheinland se halla inmersa en un serio conflicto laboral por la huelga de sus empleados, que cumple ya cinco meses, y ha motivado un caos en el servicio de la ITV en Guipúzcoa.
 "¿Es irregular después de 13 años trabajando?"  Javier Goldarazena, quien confirmó que realizó los informes técnicos, manifestó ayer a EL PAÍS que "otras veces ya me han preguntado si era irregular" su contratación por la empresa. "¿Lo es después de 13 años trabajando? [TÜV Rheinland] me ofreció un trabajo porque quería un especialista en temas de legislación. Me convenía. [En el Gobierno] no veía futuro. Me ofrecen mejores condiciones laborales y me voy". Goldarazena, quien se halla de baja laboral, opinó que los tribunales "han valorado mal los criterios" de adjudicación de las ITV. "Yo defiendo que fueron correctos", añadió. 
Un portavoz de la empresa utilizó argumentos parecidos: "Si alguien cree que se puede llamar a una persona 13 años después para favorecerla es que está alejado de la realidad". Sobre la pérdida del servicio sostuvo: "Estamos convencidos de que vamos a seguir". La firma controla 19 ITV en España. En 2008, el grupo al que pertenece facturó 1.100 millones de euros en todo el mundo. Emplea a un total de 13.000 personas.
http://www.elpais.com/articulo/pais/vasco/empresa/ITV/puso/frente/funcionario/avalo/concesion/elpepuespvas/20100506elpvas_2/Tes

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada