lunes, 21 de junio de 2010

Huelga concluida

EDITORIAL

La resolución del conflicto que había llevado a la huelga durante más de seis meses a los empleados de las ITV de Irun y Urnieta constituye una buena noticia no sólo para las dos partes directamente concernidas por las negociaciones, sino también para todos aquellos conductores que se estaban viendo afectados por un parón tan largo en un servicio público. El hecho de que el acuerdo definitivo, que permitirá reabrir hoy ambas estaciones, recoja una parte importante de las reivindicaciones planteadas de inicio por los trabajadores invita a pensar que quizá hubiera sido posible un acercamiento de posiciones sin prolongar durante tanto tiempo el desacuerdo entre la compañía TÜVRheinland y la plantilla y, en consecuencia, la huelga en que derivó. Pero si, en cualquier caso, la solución a esas desavenencias competía al legítimo ámbito de la negociación del convenio entre ambas partes, había un aspecto en el conflicto -los automovilistas afectados, que rondarían los 80.000 según el comité de empresa- que dotaba de dimensión pública a un problema relacionado con la gestión privada. Es cierto que, a pie de ley, el Gobierno Vasco no podía mediar como tal. Sin embargo, sería aconsejable, ante eventuales conflictos similares, que se arbitraran mecanismos para tratar de impedir cuando menos que se enquisten conflictos que alteren la prestación de servicios a los ciudadanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario