miércoles, 13 de febrero de 2013

Las ITV de Irun y Urnieta estudian pasar de los paros a movilizaciones

Ambas estaciones de inspección están dando ahora citas con un plazo de 45 días, que provoca numerosas quejas 

13.02.13 - 00:14 - 
La huelga parcial que están realizando los empleados de las ITV de Urnieta e Irun desde hace más de 150 días influye en las citas que los guipuzcoanos están haciendo para pasar la inspección técnica de sus vehículos. En estos momentos, los plazos que están dando las dos inspecciones son de mes y medio, según nos ratificó una empleada de la inspección irunesa.
Tanto en Urnieta como en Zaisa de Irun los paros son de dos horas por la mañana y dos por la tarde de lunes a viernes dentro de su horario de 7.30 a 20 horas. Es decir, no se da cita para atender entre las 12.30 y las 14.45 horas, ni de 18.30 a 20 horas. El sábado se mantiene la atención en todo su horario, desde las 8.30 a las 13 horas.
La reivindicación laboral de los empleados de las ITV de TÜV Rheinland se remonta a hace seis meses. La petición primordial, según un portavoz del comité de empresa, es la firma de la renovación del convenio laboral con todas las garantías anteriores a la entrada en vigor de la Reforma Laboral aprobada por el Gobierno de Madrid. El comité de la empresa teme que si no se rubrica su petición de mantener los puestos de trabajo desaparezca la garantía de los puestos laborales.
El comité de empresa lamenta que los responsables empresariales «no demuestran ningún interés en firmar el acuerdo. Es como si a la casa central en Alemania le dé igual lo que ocurra en Gipuzkoa. Parece que no tienen interés en mantener las dos instalaciones...».
El comité está a la espera de poder hablar con los responsables de Industria del Gobierno Vasco, de quien depende la concesión de las Inspecciones Técnicas de Vehículos en Euskadi, tras los nombramientos del nuevo gobierno, para que intente mediar en el conflicto, que tiene visos de alargarse en el tiempo y encresparse. Según el portavoz del comité, «vamos a comenzar las asambleas de trabajadores a fin de mes para iniciar nuevas movilizaciones. La actitud de la empresa deja indefensos a los trabajadores y perjudica seriamente a los clientes».
Cinco meses de paros
Los paros parciales iniciales comenzaron en septiembre y duraban una hora por la mañana y otra por la tarde los lunes, miércoles y viernes y dos horas por la mañana y por la tarde los martes y jueves. Con la reivindicación pendiente tres meses después, los empleados de ambas estaciones aumentaron los paros a dos horas por la mañana y dos por la tarde pero sin hacer una huelga indefinida «con el fin de no perjudicar a los clientes».
La huelga de 2010 supuso que numerosos conductores tuvieran que irse a la de Bergara, que no es de la empresa alemana, o a las de Bizkaia o Navarra, en las que se formaban enormes colas de coches que debían pasar la ITV. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada