sábado, 9 de marzo de 2013

El caso de las Itv´s vascas

en Este post SE VA A INCLUIR A PARTIR DE AHORA, el conjunto de articulos opiniones etc, relacionadas con el concurso de adjudicacion de las itv´s vascas que en opinion de los expertos, va a terminar en otro escandalo parecido al de las itv´s catalanas
LAS ESTACIONES DE INSPECCIÓN TÉCNICA DE VEHÍCULOS DE JUNDIZ Y BERGARA FUERON ADJUDICADAS A UNA EMPRESA QUE LAS HA EXPLOTADO 20 AÑOS DE FORMA IRREGULAR
EN 2007 EL SUPREMO DECLARÓ NULO PARTE DEL CONCURSO PÚBLICO DE 1993
RAQUEL UGARRIZA - Sábado, 2 de Marzo de 2013 - Actualizado a las 05:11h
Estación de ITV de Jundiz, que debería cambiar de manos. (Josu Chavarri)
VITORIA. Es un ejemplo claro de la maraña burocrática y judicial de los procedimientos administrativos. Veinte años después de que el Gobierno Vasco sacara a concurso público las estaciones de Inspección Técnica de Vehículos (ITV), la adjudicación sigue en el aire. Tras un enmarañado proceso de recursos administrativos y, más tarde, en los tribunales, en 2007 la justicia constató fallos en la adjudicación y dictó realizar de nuevo la valoración de las ofertas. A consecuencia de ello, las ITV de Jundiz y Bergara deberían haber cambiado de empresa concesionaria, pero la cosa se complicó. Finalmente, un nuevo auto judicial aclaraba en julio del año pasado que el Ejecutivo vasco tenía que ejecutar los términos de la sentencia de 2007 y adjudicar dichas estaciones a la empresa bilbaína ITA Asua, perjudicada durante el concurso.
Pese a que no caben más recursos a esta ejecución, el asunto sigue estancado en los despachos del Gobierno Vasco. El último auto del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV), fechado en julio de 2012, establecía que la nueva adjudicación a ITA Asua se debía ejecutar en el plazo de dos meses desde esa fecha, aun si se interponía un recurso. Pese a esta c, el Gobierno del PSE no dio solución a la demanda de la nueva concesionaria, pese a las constantes peticiones de esta de que ejecutara la sentencia. El actual Ejecutivo jeltzale ha heredado el problema.
DAÑOS Y PERJUICIOS Un portavoz de la empresa ITA Asua advirtió el pasado noviembre al Gobierno Vasco de que el retraso en la formalización de los contratos a los que obligan las sucesivas sentencias, que se remontan a 2007, podría derivar en una posible reclamación por daños y perjuicios contra la Administración vasca.
Hay que remontarse al año 1993, fecha en el que el servicio de ITV se prestaba directamente por la Administración vasca y por varios talleres autorizados. El entonces Departamento de Industria y Energía -dirigido por Jon Azua (PNV)- convocó aquel año un concurso para adjudicar el servicio en régimen de concesión durante 30 años. Para ello se dividió en cuatro lotes con un criterio geográfico. Cada uno de ellos contenía una de las estaciones preexistentes pertenecientes al Gobierno Vasco, además de otra que cada adjudicataria debía comprometerse a construir.
Ya durante el procedimiento del concurso, se presentaron alegaciones pero finalmente en noviembre de 1993 el BOPV publicó la adjudicación de los cuatro lotes. A partir de ahí comenzaron los recursos en vía administrativa. Con posterioridad, tres empresas recurrieron por vía contencioso-administrativa ante los tribunales. La complejidad del asunto se resume en que tanto el TSJPV como el Tribunal Supremo (TS) tardaron prácticamente siete años cada uno en resolver los respectivos recursos.
No fue hasta el año 2001 que el TSJPV dictó sentencia, que estimaba parte de los recursos y establecía que el Gobierno Vasco debía efectuar una nueva valoración, auto que fue recurrido por la Administración vasca y las licitadoras afectadas. Finalmente, el 26 de diciembre de 2007, el Tribunal Supremo resolvió los recursos de casación mediante una sentencia que ordenaba la retroacción de las actuaciones administrativas al momento anterior a la adjudicación de 1993 para que el Gobierno efectuara una nueva valoración conforme a otros criterios, que restaba puntuación a dos de las empresas adjudicatarias.
A efectos prácticos, significaba que el cuarto lote, el que correspondía a las ITV de Urnieta e Irun, debía ser adjudicada al grupo Itevelesa, en prejuicio de la multinacional alemana TÜV Rheinland Ibérica, que fue la empresa concesionaria en el concurso de 1993.
Pero es que, además, la falta de claridad del Tribunal Supremo al exponer sus fundamentos sobre el tercero de los lotes, el correspondiente a las estaciones de Jundiz y Bergara, llevó a las partes a pedir aclaraciones. En el último de esos autos aclaratorios, fechado en abril de 2009, el TS zanjaba cualquier duda y pedía al Ejecutivo vasco que volviera a hacer la valoración, lo que de facto implicaba que ITA Asua debía convertirse en la concesionaria de las ITV que en el concurso de 1993 se adjudicaron a la empresa Luybas, ahora denominada Iteuve Euskadi y perteneciente a la multinacional Applus.
"SIN DILACIÓN" Con alguna que otra nueva providencia judicial de por medio, llegó abril de 2010, fecha en que el por entonces consejero de Industria, el socialista Bernabé Unda, declaró en el Parlamento Vasco la intención del Gobierno de Patxi López de acatar la sentencia de las ITV "sin dilación y con el menor daño patrimonial para la Administración", con la aprobación, prevista para junio de aquel mismo año, de las nuevas adjudicaciones.
Nada de ello se realizó y ha sido preciso esperar al auto de TSJPV del pasado mes de julio para fijar definitivamente la obligación del Gobierno Vasco de ejecutar la sentencia y adjudicar las estaciones de Jundiz y Bergara a ATA Asua. Pero, a día de hoy, nada ha cambiado e Iteuve Euskadi -conocida antes por Luybas- sigue prestando el servicio de inspección de vehículos.
La lectura de la situación en la que se encuentra el proceso enfrenta a las partes. El Departamento de Desarrollo Económico y Competitividad alega que la vía judicial sigue abierta porque están recurridos dos autos de ejecución de sentencia. A juicio de la Administración vasca, la sentencia ordenaba la repuntuación de las ofertas de las empresas concurrentes, que ya se ha hecho, no que se cambie de adjudicatario. Pero, según la empresa ITA Asua, dichos recursos no paralizan la ejecución de lo ordenado por el Supremo en 2007.
Con todo, fuentes del departamento añaden que, nada más llegar al Gobierno, el nuevo equipo pidió un informe jurídico para conocer los pasos a dar por vía administrativa en ese complicado asunto. Asimismo prevé solicitar otro informe a la Oficina de Control Económico. Insistieron, asimismo, en que los principios que mueven sus actuaciones son "el respeto a la legalidad y las resoluciones judiciales" y el hecho de "garantizar el servicio" de las ITV.
ITA Asua era la única empresa vasca que gestionaba una ITV -en concreto, la de Asua- de todas las que se presentaron al concurso de 1993 y tuvo que disolverse tras aquel fallo. La firma se muestra dispuesta a hacerse cargo de la concesión de inmediato, al tiempo que muestra su compromiso de asumir a los actuales trabajadores de las estaciones de Jundiz y Bergara.
SEGUNDO LOTE CUESTIONADO No termina aquí la cosa. El cuarto lote, el correspondiente a las ITV de Urnieta e Irun, sigue en los tribunales. Una nueva sentencia de 2010 del Supremo anuló la nueva adjudicación a Itevelesa por un defecto de forma y remitió el caso al TSJPV para que retrotraiga las actuaciones al año 1994. No ha habido sentencia aún y TÜV Rheinland Ibérica sigue gestionando estas inspecciones guipuzcoanas. Fuentes de Itevelesa también manifestaron que, al termino del proceso, la empresa podría reclamar una indemnización contra el Gobierno Vasco por daños y prejuicios.

Noticia de Hemeroteca

El Tribunal Supremo paraliza la nueva concesión de las ITV  

Admite el incidente de nulidad por indefensión presentado por la empresa TÜVRhreinland 

18.05.10 - 02:31 - PILAR ARANGUREN | SAN SEBASTIÁN.


El Tribunal Supremo ha admitido el incidente de nulidad presentado por la empresa TÜVRheinland, que gestiona las ITV de Irun y Urnieta, lo que supone en la práctica la paralización de la nueva valoración realizada por el Gobierno Vasco la semana pasada en cumplimiento de otra sentencia del alto tribunal y que otorgaba la concesión a la empresa Itevelesa.
El culebrón de la concesión de las ITV de Irun y Urnieta se complica aún más. El Tribunal Supremo, mediante un auto firme notificado el pasado viernes, ha aceptado el incidente de nulidad interpuesto por la actual concesionaria contra la sentencia de 28 de diciembre de 2007 que ordenaba al Gobierno Vasco a realizar una nueva valoración de las ofertas presentadas en su día para la adjudicación del contrato de concesión de las dos ITV, que iban en el mismo lote.
El TS admite «la indefensión en el proceso» alegada por la empresa por no habérsele concedido la oportunidad de ser escuchada para esgrimir sus argumentos, lo que impide que pueda prosperar el recurso presentado por Itevelesa.
En su auto, el TS ordena la nulidad de todas las actuaciones posteriores a 1994, fecha en la que tuvo lugar el recurso contencioso interpuesto por Itevelesa ante el TSJPV contra la adjudicación de las estaciones de Irun y Urnieta. Una nulidad que no afecta, sin embargo al resto de los lotes.
Nueva tramitación judicial
Además, el TSJPV deberá tramitar nuevamente todo el recurso contencioso desde el principio y en el que deberán tenerse en cuenta las alegaciones que al respecto realice TÜVRheinland.
Las concesiones de las ITV del País Vasco se realizaron en 1993. Itevelesa presentó el recurso en 1994 al entender que había sido perjudicada en la valoración de varios aspectos. En concreto, denunció que a TÜVRheinland se le concedieron una serie de puntos por estar presente en todo el Estado cuando sólo operaba en Castilla-La Mancha, mientras que a Itevelesa se le infravaloró la experiencia de sus directivos.
Pero TÜVRheinland alega que en el momento de la concesión estaba en proceso de fusión con la empresa que estaba presente en las otras comunidades.
En cualquier caso tendrán que ser los tribunales los que diriman la cuestión. Así, se iniciará nuevamente un largo camino judicial que podría prolongarse varios años.
TÜVRheinland manifestó ayer su satisfacción por la resolución del Tribunal Supremo y mostró una vez más su seguridad en que las concesiones de las ITV de Irun y Urnieta no van a variar de titularidad. Añadió, que por el momento, «seguirá prestando servicio con normalidad».
No obstante, cabe recordar que los trabajadores de ambas ITV están en huelga indefinida desde el pasado 9 de diciembre por el pacto de empresa.
Por su parte, fuentes del Gobierno Vasco consideran que el auto del TS alargará el proceso de la nueva concesión, aunque creen que no variará el contenido de la misma. La nueva valoración realizada la semana pasada por el Ejecutivo vasco concluía que la empresa adjudicataría debería haber sido Itevelesa. Tenía previsto remitir la nueva valoración al TSJPV para que le diera el visto bueno y decidir las actuaciones a seguir. Un proceso que ha quedado paralizado con el auto del Tribunal Supremo. 

ALBERTO URIONA Bilbao 
La multinacional alemana TÜV Rheinland, a la que el Gobierno pretende quitar, basándose en una sentencia del Tribunal Supremo, la concesión de sus dos estaciones de Inspecciones Técnicas de Vehículos (ITV) en Euskadi, sitas en Irún y Urnieta, tiene como máximo responsable de las mismas al técnico de Industria que realizo el informe que avaló que se le adjudicase el servicio. Javier Goldarazena, quien elaboró el estudio en 1993, es desde mayo de 2006 el jefe de ambas estaciones, donde cada año se revisan unos 170.000 vehículos. Goldarazena, que pasó directamente de Industria a la multinacional, se halla en excedencia como funcionario del Gobierno.
Las adjudicaciones del servicio de ITV han estado envueltas en polémica desde las concesiones en 1993, cuando la Administración dejó de prestar el servicio directamente. El País Vasco cuenta actualmente con estaciones en Arrigorriaga, Zamudio, Trapagaran, Amorebieta, Vitoria, Bergara, Irún y Urnieta.

El técnico pasó directamente del departamento a su cargo en Rheinland
Las adjudicaciones motivaron recursos judiciales de las empresas que no resultaron beneficiados. Tanto el Tribunal Superior en 2001 como el Supremo seis años después han apreciado anomalías en los baremos de valoración de las concesiones. El último fallo del Supremo concluyó que se debe realizar una nueva valoración técnica, que mantendría a tres de los adjudicatarios actuales (las empresas Iteuve e IT Link para las ITV vizcaínas y Luybas para las de Vitoria y Bergara) y sólo obligaría a cambiar de concesionario en las de Irún y Urnieta las dos de la multinacional alemana.
Los cuatro informes de valoración técnica fueron elaborados por Goldarazena, quien participó además en las dos reuniones de la Mesa de Contratación de Industria, celebradas el 27 de octubre y el 5 de noviembre de 1993. El técnico explicó los criterios de valoración, según se refleja en el acta, en poder de EL PAÍS. El Departamento de Industria, entonces con el peneuvista Jon Azua como consero, calificó tales criterios de "completos y complejos". La Mesa de Contratación aprobó el 5 de noviembre los adjudicatarios propuestos, entre ellos TÜV Rheinland.
El órgano de contratación se tuvo que reunir dos veces, ya que cambió a uno de los adjudicatarios. El informe técnico consideraba ganador del concurso para las estaciones de Vitoria y Bergara a la empresa Eusko Iat. Esta firma era propiedad de cuatro funcionarios del Gobierno, cada uno de los cuales poseía un 25% del capital, lo que incumple la ley de Incompatibiliddes. Por ello, se otorgó la concesión a la segunda oferta, la de Luybas.
Las valoraciones técnicas fueron cuestionadas por la Dirección de Contratación ese mismo año, según la explicación que el actual titular de Industria, Bernabé Unda, ofreció el pasado 19 de abril en el Parlamento. "Emitió un informe desfavorable que no fue tenido en cuenta. Este informe no se ha encontrado en el expediente y, por tanto, no es posible concretar su contenido", manifestó. Industria ha realizado una investigación interna sobre el proceso de concesión.
TÜV Rheinland ha presentado un incidente de nulidad sobre la nueva valoración técnica ordenada por el Supremo. El Gobierno, que se basa en un auto del pasado 19 de enero del Superior que ordena ejecutar la nueva valoración, ha anunciado que este mes se reunirá la mesa de contratación para aprobar las nuevas adjudicaciones de todas las ITV. En cualquier caso, el cambio de concesión de las de Irún y Urnieta no llegará antes de septiembre. TÜV Rheinland se halla inmersa en un serio conflicto laboral por la huelga de sus empleados, que cumple ya cinco meses, y ha motivado un caos en el servicio de la ITV en Guipúzcoa.

"¿Es irregular después de 13 años trabajando?"

Javier Goldarazena, quien confirmó que realizó los informes técnicos, manifestó ayer a EL PAÍS que "otras veces ya me han preguntado si era irregular" su contratación por la empresa. "¿Lo es después de 13 años trabajando? [TÜV Rheinland] me ofreció un trabajo porque quería un especialista en temas de legislación. Me convenía. [En el Gobierno] no veía futuro. Me ofrecen mejores condiciones laborales y me voy".
Goldarazena, quien se halla de baja laboral, opinó que los tribunales "han valorado mal los criterios" de adjudicación de las ITV. "Yo defiendo que fueron correctos", añadió.
Un portavoz de la empresa utilizó argumentos parecidos: "Si alguien cree que se puede llamar a una persona 13 años después para favorecerla es que está alejado de la realidad". Sobre la pérdida del servicio sostuvo: "Estamos convencidos de que vamos a seguir". La firma controla 19 ITV en España. En 2008, el grupo al que pertenece facturó 1.100 millones de euros en todo el mundo. Emplea a un total de 13.000 personas.
http://elpais.com/diario/2010/05/06/paisvasco/1273174800_850215.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada