jueves, 25 de abril de 2013

El Gobierno Vasco pide un informe sobre cómo cumplir la sentencia de las ITV

Solicita un documento técnico que le proponga en qué términos cambiar a la empresa que gestiona las estaciones de Vitoria y Bergara.
El Gobierno Vasco podría perder 4.000 euros por cada día que transcurre sin aplicar la sentencia.
El Tribunal Superior de Justicia del País Vasco ha ordenado que las estaciones de Inspección Técnica de Vehículos (ITV) de Vitoria y Bergara cambien de empresa explotadora. Ese auto se dictó en julio del año pasado. Sin embargo, aún no se ha aplicado a pesar de que cada día que transcurre el Gobierno Vasco se arriesga a pagar 4.000 euros en concepto de lucro cesante a la empresa ITA Asua, a la que corresponde hacerse cargo de las dos estaciones.
El Departamento de Desarrollo Económico y Competitividad tiene en sus manos la decisión de cuándo y en qué términos se realizará el cambio de empresa adjudicataria. Y para ello, para evitar errores y nuevos reveses en los juzgados, ha solicitado un informe técnico que proponga las medidas que se deben adoptar.
En estos momentos, todavía hay cuestiones clave por aclarar. La más importante es por cuánto tiempo se le ofrecerá la concesión a la empresa. Hay dos opciones: por los 11 años que quedan de gestión de la actual adjudicación, o por 30 años, el periodo por el que en su día se otorgó. Esta última es la más probable puesto que en la otra posibilidad, la empresa a la que en su día se le usurpó la concesión podría reclamar el dinero que ha dejado de ganar en los 19 años desde que el Gobierno Vasco resolvió el concurso. Hay que tener en cuenta que cada empresa obtiene unos beneficios netos de 1,5 millones de euros cada año con el negocio de las ITV.
El auto del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco desarrolla una sentencia fallada en su día por el Supremo, y declara nulo el Lote 3 de las ITV. Deja bien claro que el Gobierno Vasco benefició a la empresa Luybas en su valoración. Esa empresa se vendió posteriormente a ITEuskadi, perteneciente a la multinacional Applus+. Ahora, esta compañía debe salir de las estaciones de Vitoria y Bergara para que ocupe su lugar ITA Asua.
Otro asunto que queda por confirmar tiene que ver con los propios trabajadores. Al parecer la nueva adjudicataria está dispuesta a hacerse cargo del medio centenar de empleados de las dos ITV. Pero aún se desconoce si podrán mantener su antigüedad y otras garantías. En la plantilla aún quedan algunos trabajadores que en su día eran funcionarios del Gobierno Vasco y se transfirieron a la empresa privada.
Este periódico se ha puesto en contacto en varias ocasiones con el Departamento de Desarrollo Económico y Competitividad para recabar su opinión pero, a la hora en que se escribe esta noticia, no ha recibido ninguna respuesta pese a haberla reclamado varias veces. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada