sábado, 8 de junio de 2013

CC OO alerta de que el 'efecto 7 de julio' afectará a miles de pactos de empresa

Plantea protestas en todos los sectores cuyo convenio decaiga a partir de esa fecha y advierte a los empresarios de que no tendrán fácil hacer recortes laborales

08.06.13 - 10:56 - JOSÉ LUIS GALENDE | 

Miles de compañías vascas que rigen sus condiciones laborales por pactos de empresa vinculados a los convenios sectoriales provinciales se quedarán sin el soporte básico que estos representan para sus relaciones laborales si antes del 7 de julio no transforman en convenios colectivos sus acuerdos vigentes. La advertencia fue realizada ayer por el secretario general de CC OO de Euskadi, Unai Sordo, y por la responsable de acción sindical, Mari Cruz Vicente, en una comparecencia pública en la que anunciaron que su central trabaja para llevar a cabo movilizaciones en todos los sectores cuyo convenio pierde la ultraactividad dentro de un mes y que afectan a más de 300.000 trabajadores.
Los responsables de la segunda central vasca defendieron la necesidad de un Acuerdo Interconfederal sobre negociación colectiva y advirtieron de que la falta del mismo y la persistencia del bloqueo de los convenios provocará un crecimiento «importante» de la conflictividad y una «terrible inseguridad jurídica de las empresas». Avisaron al respecto de que en contra de lo que muchos empleadores creen, las condiciones de trabajo no se podrán modificar «así como así» tras el 7 de julio, y que la judicialización de las relaciones laborales será la consecuencia de una actuación unilateral en esa dirección.
Sordo aseguró que hasta la fecha no se ha constituido la mesa de negociación sobre el Acuerdo Interconfederal ni «propuestas de nadie», en velada referencia al anuncio de LAB del jueves de que había presentado una propia. Tampoco los agentes sociales están convocados a ninguna cita aún, precisó.
Para CC OO el pacto interconfederal es fácil de alcanzar «si hay voluntad». Por dos motivos; porque dos de los tres aspectos fundamentales del mismo -prevalencia de los convenios provinciales y descuelgues-, ya habían sido pactados en la fracasada negociación del año pasado; un tercero, el del arbitraje, ha sido impuesto por ley, y ahora falta por resolver el escollo de la ultraactividad de los convenios -reducida a un año-, cuya ampliación no debería ser difícil de pactar, dado que en la mayoría de los convenios firmados se ha hecho, apuntó.
En relación a LAB, que tiene la llave del Acuerdo Interconfederal al sumar con CC OO y UGT mayoría sindical, le recordó que solo tiene que decidir si quiere que el 80% de los trabajadores tengan convenio colectivo, manteniendo los sectoriales, o el 30%, que son los que se rigen por convenios de empresa, la vía que defiende ELA, a quien definió como «enemigo íntimo de la negociación sectorial». Sólo el 0,14% de las empresas tiene convenio colectivo; «esa no es la vía», enfatizó.
El sindicalista advirtió a Confebask de que si no facilita un pacto de desbloqueo, será responsable del «aumento de la conflictividad, la judicialización de las relaciones laborales, el dumping empresarial que propiciará la nueva situación, la inseguridad jurídica de empresas y trabajadores y la proliferación de micropatronales de portal, que ya está empezando a darse».
Sordo apuntó que ya se ha puesto en contacto con todas las centrales para celebrar protestas en el cerca del centenar de sectores cuyo convenio decaerá el próximo 7 de julio.
Movilizaciones
No es la única iniciativa de protestas. ELA ha presentado convocatoia de cinco días de huelga en el sector del metal vasco del 17 al 21. Una porpuesta que ha sido tachada desde la patronal vizcaína del sector, FVEM, de «inexplicable» y «fuera de la realidad». A su vez, LAB anunciaba ayer movilizaciones para la semana del 17 al 21 de junio en el mismo ámbito, con paros el 17, 19 y 21 en Gipuzkoa. Previamente había planteado medidas similares CC OO. Los tres han coincidido en que están abiertos a negociarlas con otras fuerzas, pero hasta el momento la unidad sólo ha cuajado en la huelga del sector en Gipuzkoa el pasado día 24 de mayo.
Por otro lado, la patronal Confebask salió ayer al paso de las declaraciones de LAB del jueves y negó la «voluntad de diálogo» del sindicato tras asegurar que no le ha trasladado «ninguna propuesta de negociación colectiva». Además, le reprochó, desde el 9 de noviembre de 2012, la central radical «ni siquiera ha contestado a sus insistentes llamadas para hablar o mantener un encuentro».
El sindicato abertzale protagonizó ayer otro acto informativo. Su secretaria general, Ainhoa Etxaide, compareció con su homólogo de ELA, Adolfo Muñoz, 'Txiki', para anunciar que continuarán con las movilizaciones y con la confrontación mientras no cambien las políticas económicas y sociales «brutales», e hicieron un llamamiento a la sociedad para definir cuanto antes un nuevo modelo social en Euskal Herria. En el acto valoraron la huelga general del pasado 30 de mayo, sobre la que no ofrecieron datos de seguimiento, pero sobre cuyos resultados se mostraron satisfechos.
http://www.diariovasco.com/20130608/economia/alerta-efecto-julio-afectara-201306081056.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada