domingo, 23 de junio de 2013

«El Gobierno vasco tiene que garantizar la ITV de Gipuzkoa»

KETXUS SANEMETERIO | PRESIDENTE DEL COMITÉ DE EMPRESA DE LAS ITV DE URNIETA E IRUN

Los trabajadores de la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) de Urnieta e Irun iniciaron el pasado lunes la huelga de tres meses que le han planteado a la empresa TÜV Rheinland Ibérica, responsable de este servicio en Gipuzkoa tras una concesión que le otorgó el Gobierno de Gasteiz por 30 años. Los empleados acusan a la dirección de negarse a renovar un convenio que venció en 2011.

 Iñaki TELLERIA |

El convenio colectivo que regula las relaciones laborales de las ITV de Urnieta e Irun, que gestiona la empresa TÜV Rheinland Ibérica -multinacional alemana con filial en Madrid-, concluyó en diciembre de 2011. Desde entonces, los trabajadores no han dejado de movilizarse exigiendo la renovación del acuerdo. El pasado lunes iniciaron una huelga de tres meses.
Nada menos que tres meses ¿es esto un órdago a la empresa?
Puede parecer un órdago pero no es así. Es lo mismo que tuvimos que hacer para firmar el último convenio que caducó en diciembre de 2011. Entonces, en 2010, tuvimos que estar seis meses en huelga. Luego, una vez concluido el convenio anterior, ante la negativa a negociar de la empresa, hemos seguido movilizándonos. En 2012 hicimos paros en marzo, abril, junio julio y setiembre, y en 2013, en marzo, abril y mayo. Planteamos a la empresa unos puntos para la negociación y nos ha venido dando largas durante año y medio y ya no podemos esperar más, porque el 8 de julio está a la vuelta.
¿Qué argumenta la empresa para no negociar?
No ofrece argumentos, solo muestra el deseo de aplicarnos a nosotros el mismo convenio que tiene en las otras concesiones del Estado español. De hecho, dijo estar dispuesta a llegar a un acuerdo pero si incluimos una cláusula de descuelgue, con lo que dejaría de cumplir el convenio cuando quisiera y por ahí no pasamos.
¿La empresa está dejando pasar el tiempo hasta el 7 de julio?
Eso para nosotros no sería el gran problema sino uno más añadido, después de año y medio de problemas. Aunque está claro que esta empresa, que es de Madrid y no cotiza nada aquí, está esperando aplicar al completo la reforma laboral.
¿Le puede compensar a la empresa este nivel tan alto de conflictividad?
Creo que no, que le supone perder dinero, pero para ellos es una cuestión de principios. No les importa perder dinero. Prefiere esto antes que ceder. Así llegamos a una situación que ni les interesa a ellos, ni a nosotros, ni a los ciudadanos, ni a la Administración. Solo le interesa al gabinete de abogados que trabaja para la empresa y que debe de estar haciendo negocio.
¿Cómo han ido las negociaciones?
El 25 marzo tuvimos una reunión en la delegación del Gobierno vasco en la que participó como mediador Losantos Omar, del departamento de Trabajo, y el delegado de Trabajo de Gipuzkoa. Desde entonces, hasta que no empezamos a anunciar nuevos paros no nos volvieron a convocar. Lo que ocurrió el 5 de junio. Quedamos tanto la empresa como nosotros en que presentaríamos una propuesta a la mediación del Gobierno. Nosotros ya lo hemos hecho y seguimos a la espera. Y luego, el 12 de junio les anunciamos ya la convocatoria de huelga.
¿Siguen sin noticias?
Estamos pendientes de la resolución del departamento de Trabajo sobre este conflicto, pero también del de Industria, que es a quien compete las concesiones de las ITV. En Industria no entran en conflictos laborales, pero sí se tienen que implicar en éste porque ellos han dado la concesión y la empresa no está ofreciendo el servicio a los guipuzcoanos.
¿Peligra la concesión para la empresa?
Debería, pero no es así. El Gobierno vasco tenía la competencia de las licencias de las ITV y en 1994 le dio la concesión de Urnieta e Irun por 30 años a la empresa TÜV Rheinland Ibérica. Firmaron un contrato blindado por el que se supone que nadie puede abrir otra ITV en la zona y que, si se le retira la concesión antes de tiempo, hay que indemnizarle con un pastón. Sin embargo, parece que no hay obligaciones para que la empresa preste el servicio. Los guipuzcoanos están sin ITV y el Gobierno no exige a la empresa que lo reanude. No lo entendemos. Industria no entra en conflictos laborales, pero sí puede pedirles que resuelva los problemas y reanude la prestación del servicio, pero no lo hace. Tiene todos los instrumentos para cortar esta situación. El Gobierno tiene que garantizar la ITV de Gipuzkoa, pero parecen no preocuparles los problemas que genera a los guipuzcoanos. Así la empresa se siente muy cómoda, sin presión para negociar.
¿Cómo están los ánimos?
Estamos hartos de esta situación, pero no nos queda otra. No podemos rendirnos. Esto es una empresa muy rentable y no nos pueden imponer esas condiciones. Mira si será rentable que cobran una media de 40 euros por inspección y solo el último día antes de la huelga se hicieron alrededor de 600. Calcula el dinero que se mueve.
¿Qué tienen previsto los próximos días en el marco de la huelga?
Lo que tenemos que conseguir es implicar a la sociedad, a los guipuzcoanos para que no se les cercene el derecho a pasar la ITV aquí y para que no tengan que ir a Arbizu, Doneztebe o Berriozar. También tenemos que obligar al Gobierno vasco a hacer valer su autoridad con el cumplimiento de la concesión y a la empresa a llegar a un acuerdo que nos satisfaga a todos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada