lunes, 3 de junio de 2013

Los pequeños talleres temen que el Gobierno liberalice las ITV y les hunda «todavía más»

Se ha filtrado un borrador del anteproyecto de Ley
El presidente de la Asociación de Empresarios de Automoción, Jesús Campo, reconoce el daño que esta medida causará al sector

Burgos
Los talleres vinculados a la Asociación de Empresarios de Automoción de Burgos (Adeabur) temen que la liberalización de la inspecciones técnicas de vehículos que promueve el Gobierno central sea la puntilla para una actividad que, azotada por la crisis, ha perdido un 2% de actividad en el primer trimestre del año y acumula una caída de 22% desde 2008. Las filtraciones del contenido de un anteproyecto que acabará en el Parlamento preocupan, y mucho, a los empresarios con pequeños talleres tanto para las averías mecánicas como las de chapa y pintura.
«Es un asunto muy complicado», señala Jesús Campo, presidente de Adeabur. Detrás de ese anteproyecto de Ley se hallan «los grupos del sector que tienen músculo financiero». Es decir, los concesionarios que aglutinan varias marcas y que se han convertido por su dimensión en corporaciones muy competitivas.
Los concesionarios disponen de las instalaciones y del personal necesario para asumir estas revisiones. «Pero, además, podrán ofrecer al propietario del vehículo revisado los arreglos necesarios de las averías o correcciones precisas para obtener el visto bueno en la inspección», subraya. Campo reconoce que la mayoría de los talleres de España «no pueden asumir esa tarea» tanto por la falta tanto de instalaciones como de personal». Con una mínima inversión», detalla, «los grandes concesionarios se llevarán un pedazo gordo del pastel». Y será a cuenta de los pequeños talleres tradicionales.
Los asociados a Adeabur invocan para detener ese anteproyecto de Ley que su aprobación convertirá a los concesionarios «en juez y parte». Habilitados para efectuar las inspecciones, ofrecerán después la rapidez en corregir los fallos detectados en el mismo taller. «Hay mucha preocupación en el sector porque se nos iría una parte del negocio», puntualiza.
Este colectivo empresarial mantiene su confianza en que ocurra como en la década de 1980 cuando se planteó la posibilidad de que los talleres –por lo tanto, también los concesionarios– expidieran el certificado que acredita las condiciones adecuadas del vehículo inspeccionado para circular y se dio marcha atrás por esa cuestión de «ser juez y parte». «Nosotros desde Adeabur estaríamos en contra de que se apruebe lo contrario con ese anteproyecto de Ley», insiste.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada