jueves, 31 de octubre de 2013

ITV, un conflicto enquistado

Trabajadores de las estaciones de Urnieta e Irun llevan 135 días de huelga
También continua el conflicto por la concesión, que viene de 1994 y por el que la estación de Bergara cambia de adjudicaría.
ANE URDANGARIN – SAN SEBASTIÁN

El artículo 10.1 del Reglamento General de Vehículos establece que las motos o los turismos «matriculados o puestos en circulación deberían someterse a inspección técnica en una de las Estaciones de ITV al efecto autorizadas por el órgano competente en materia de Industria». La ley obliga pues a pasar la ITV, so penas que pueden oscilar desde los 200 a los 500 euros e incluso la baja del vehículo. Sin embargo, el cumplimiento de la norma no es tan sencillo para miles de conductores guipuzcoanos, víctimas de un conflicto laboral enquistado desde hace tiempo que en algunos casos les obliga a peregrinar a comunidades limítrofes.
Al margen de la batalla laboral que padecen las ITV de Urnieta e Irun, que este 2013 llevan 135 días en huelga, se suma otro conflicto distinto, el de la concesión, una cuestión que viene coleando desde 1994, año en el que el Gobierno Vasco otorgó las concesiones de las ITV para 30 años. Algunos licitadores que no resultaron ganadores recurrieron las adjudicaciones, y tras un largo camino judicial la estación de Bergara, junto con la de Jundiz, pasó ayer a otras manos. Por este motivo está cerrada ayer y hoy la estación de la villa mahonera. El lunes volverá a abrir de entonces por Ita Asua. Mientras tanto, la adjudicación de las estaciones de Irun y Urnieta, actualmente en manos de TÜV Rheinland, sigue después de tantos años dirimiéndose en los tribunales.
Gipuzkoa cuenta con tres estaciones de ITV. Actualmente solo la de Bergara (excepto ayer y hoy) trabaja con normalidad. La de Urnieta está cerrada e Irun viene trabajando parcialmente, por lo que no es raro ver a diario, y en mayor medida en jornadas como el pasado viernes, festivo en Euskadi, a guipuzcoanos en las ITV de Pamplona, Arbizu o Doneztebe. Pese a las incomodidades que vienen sufriendo los conductores del territorio, Kontsumobide solo ha registrado dos reclamaciones referidas a las ITV, una en Bilbao y otra en San Sebastián, pero ninguna relacionada con la huelga, según datos aportados por el instituto Vasco de Consumo.
En el caso de las estaciones de Irun y Urnieta, donde conviven personal transferido de la Administración (los menos) con el resto personal laboral, llueve sobre mojado, después de que en el 2009 y 2010 llevaran a cabo una huelga indefinida de 171 días. La fumata blanca no duró mucho y el año pasado la mayoría de los trabajadores retomaron las movilizaciones tras unas negociaciones que difieren según la versión de la parte implicada.
El presidente del comité de empresa, Ketxus San Emeterio, explica tras lamentar los problemas ocasionados, que el acuerdo con el que se finalizó la huelga tenía una duración hasta el31 de diciembre del 2011. «El 27 de octubre de ese año presentamos una plataforma negociadora. Lo que pedimos es renovar ese acuerdo que teníamos tal cual está. ¿Por qué no lo quieren renovar?», se pregunta San Emeterio, quien asegura que «no pedimos más mejoras. Otra cosa es si a mejoras se llama que no se aplique la reforma laboral», dice en referencia al final de la ultraactividad. «En el resto de las estaciones que gestiona en España les han subido el sueldo casi el 4% y nosotros estamos congelados», afirman desde el comité, mientras insisten en que no piden más mejoras que las del acuerdo del 2010.
Los empleados de estas dos ITV llevaron a cabo el año pasado 6 días de huelga y paros de cuatro horas en 180 jornadas. Este 2013 hicieron huelga en marzo «que dejamos para favorecer el acuerdo». El 15 de junio retomaron la huelga. 
Concentración en Bergara
Según el comité de empresa, tras estas movilizaciones TÜV Rheinland «continua sin dar ningún paso que pueda avanzar hacia la solución». Por eso, ayer se movilizaron en Bergara, donde el Gobierno Vasco ejecutó el cambio de concesionaria, para reclamar la intervención del Departamento de Desarrollo Económico y Competitividad y que «no siga permitiendo a la actual concesionaria de Irun y Urnieta continuar indefinidamente incumpliendo su obligación de prestar el servicio de ITV únicamente por su negativa a renovar un convenio que ya existe». El comité entiende que la consejería  «tiene instrumentos para intervenir en el servicio». Fuente del Departamento lamentaron los problemas que padecen los conductores guipuzcoanos y señalaron que se trata de un conflicto laboral entre una empresa y sus trabajadores.
La adjudicataria TÜV Rheinland explica por su parte que en las estaciones de Urnieta e Irun trabajan 59 personas, de las cuales el 70% secunda las movilizaciones. «No es cierto que el personal esté sin convenio», asegura el director de recursos humanos, Lucas Gámez, quien detalla que 7 personas fueron transferidas del Gobierno Vasco, «y han querido mantener el convenio del personal laboral de las administraciones públicas». El resto de los trabajadores están sujetos al convenio de empresa de ingeniería y de oficinas técnicas. 
«Estos dos convenios están vigentes. Además, hay un acuerdo de mejoras, y la táctica de esas mejoras ha llevado a esta problemática. En 2010 lograron un 12% de incremento salarial y quieren seguir negociando esas mejoras» algo que a juicio de Gámez «no es sostenible» en el contexto actual. Según la empresa, se ofreció una propuesta que contemplaba  subidas del 2,5 y 2,6  siempre que fuera a un solo convenio, «porque la empresa no puede trabajar con dos convenios y sus mejoras. Es una locura». Sobre los empleados de las ITV vascas dice que gozan de las mejores condiciones del Estado, «con planes de pensiones y 1590 horas al año». Sus emolumentos asegura, superan también al resto.
Relacionada:
http://www.diariovasco.com/20131031/local/trabajadores-irun-urnieta-piden-201310310741.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada