martes, 19 de noviembre de 2013

La concesionaria de las ITV de Urnieta e Irun dice que la huelga pone en peligro el proyecto empresarial

La empresa TüV Rheinland Iberica niega que la compañía plantee «recortes» de las condiciones laborales o aumentos de jornada
19.11.13 - 17:05 - 
Alfonso Artola, responsable de la zona norte de TÜV-Rheinland, concesionaria de las ITV de Irun y Urnieta, ha apelado a la responsabilidad de los trabajadores que secundan la huelga, que supera ya los cinco meses, al entender que es "injustificada" y que "pone en peligro el proyecto empresarial".
Artola ha compartido un desayuno informativo con algunos medios de comunicación en San Sebastián para dar el punto de vista de la empresa sobre este conflicto laboral que, según ha recalcado, "no tiene sentido".
El directivo de TÜV-Rheinland ha querido dejar claro durante su comparecencia que "no hay ningún recorte" en las condiciones laborales de los 59 trabajadores de ambas estaciones -30 en Urnieta y 29 en Irun- que, según ha recalcado, son "razonablemente buenas, las mejores de toda España".
Artola ha dicho que están "muy preocupados" por los "graves perjuicios" que provoca esta huelga, que obliga a mantener cerrada la estación de Urnieta, mientras que la de Irun "atiende aproximadamente al 30 o 40 % de los conductores" a los que recibía antes del paro.
Ha asegurado que el 50 % de los trabajadores que hay en Irun secunda la huelga, mientras que en el caso de Urnieta este porcentaje se eleva al 90 %.
Condiciones
La empresa mantiene dos convenios de referencia en ambas ITV , que son el de personal laboral al servicio de la administración, del que dependen siete personas, y el convenio de ingeniería y oficinas técnicas, que afecta al resto de empleados.
En cuanto al personal "heredado de la administración", Artola ha comentado que un supervisor mecánico -al que se exige formación profesional- cobra 39.000 euros anuales, un mecánico inspector 37.000 y un administrativo 34.000 euros, mientras que el resto percibe por las mismas categorías 31.000 euros, 28.000 y 25.000 euros anuales.
Ha recalcado además que a estas cantidades hay que sumar la retribución percibida en concepto deantigüedad, que supone de media unos 3.000 euros anuales.
Artola ha recalcado que con "estos costes laborales" se podría contratar a ingenieros para atender ambas estaciones guipuzcoanas a pesar de lo cual la empresa no propone "ningún recorte salarial".
Ha asegurado además que la jornada anual es de 1.592 horas, mientras que la del resto de trabajadores del sector en Euskadi es de media 100 horas más.
Los trabajadores de Irun y Urnieta también disfrutan de un fondo de pensiones Geroa con una aportación por parte de la empresa sobre el total del salario bruto del 2 %, lo que no existe en ningún otro colectivo de la empresa, que se ocupa de 25 estaciones ITV en España, ha agregado.
Artola ha recordado que la compañía ha presentado hasta ahora dos propuestas que no han sido aceptadas por los trabajadores, quienes, a su juicio, "están fuera de la realidad".
Situación
"Una empresa pequeña tendría que haber cerrado" en esta situación, ha asegurado Artola, al tiempo que ha reconocido que un "nivel de conflictividad" así dentro de la empresa sólo se da en Gipuzkoa, única provincia vasca en la que la TÜV-Rheinland explota estaciones de ITV .
Ha reconocido que la compañía está "perdiendo dinero" con este conflicto laboral, que "pone en peligro el proyecto empresarial", ya que de los 140.000 vehículos atendidos en las estaciones de Urnieta e Irun en 2008 se pasará a 60.000 en 2013.
"La huelga no tiene sentido y pensamos que la razón" que está detrás de ella es el "eco mediático" que puede tener el paro en un "servicio de obligado cumplimiento para los ciudadanos" para intereses "que no son propiamente de los trabajadores sino que pueden ser en todo caso sindicales", ha concluido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada