viernes, 15 de noviembre de 2013

La justicia francesa condena al certificador de los implantes mamarios a indemnizar a las victimas

El gigante TÜV Rheinland tendrá que pagar 3.000 euros a las demandantes
CARMEN VELA | Corresponsal en París   14-11-2013 - 17:46 CET
La sociedad alemana TÜV Rheinland ha sido condenada en proceso civil a pagar más de 3.000 euros a cada una de las 1.600 mujeres que se querellaron por haber recibido un implante mamario defectuoso de la marca Poly Implant Prothèse (PIP).
- La Audiencia Nacional concluye que cualquier multinacional puede ser tratada "como una banda o grupo organizado".
- Detenido en Francia el fundador de la empresa de prótesis mamarias defectuosas.
- Macrojuicio por los implantes mamarios ante la indignación de miles de pacientes.
- Pechos de silicona peligrosos.
- Sanidad recomienda la retirada preventiva de las prótesis mamarias PIP.
- Francia estudia retirar unas prótesis mamarias ante la aparición de varios casos de cáncer.
- Sanidad recomienda a las mujeres con          implantes mamarios PIP que acudan a su médico.

También los importadores de todo el mundo podrían tener acceso a una indemnización, según la sentencia del Tribunal de Comercio de Toulon. Este ha dictaminado que el gigante alemán que certificó las prótesis "no cumplió con su obligación de control y vigilancia".

La abogada de TÜV-Rheinland, Cecile Derycke, se mostró sorprendida por la decisión y admitió que las indemnizaciones supondrán "un riesgo importante" para el certificador. Derycke sostiene que la sociedad se atuvo a la reglamentación en vigor hasta entonces, que está cambiando, precisamente a raíz del escándalo.

Las prótesis fraudulentas fueron insertadas a unas 80.000 mujeres en 65 países, a partir de los noventa y hasta su prohibición en 2010. Solo en Francia hay más de 30.000 afectadas, la mitad ya se han sometido a su extracción, como recomienda la Sanidad Pública francesa, que cubre la totalidad de los gastos.

En el juicio penal que se celebró en Marsella la primavera pasada y cuya sentencia se espera para el mes de diciembre, la Fiscalía pidió cuatro años de cárcel para el fundador y presidente del grupo fabricante, Jean-Claude Mas, por haber utilizado un gel no autorizado que genera serios riesgos para las mujeres. La fiscalía también reclamó para Mas una multa de 100.000 euros e inhabilitación de por vida.

Como desvelaron los medios franceses durante el juicio en Marsella, Mas no ocultó en sus interrogatorios ante la policía que utilizaba una silicona industrial, diferente a la homologada. Varios empleados testificaron cómo el jefe obligaba al personal a ocultar en camiones la silicona prohibida que utilizaban y a sacar la muestra autorizada, cuando llegaban los inspectores alemanes bajo cita fijada con antelación.

Considerado como un "tirano" y "megalómano", Mas prefirió pasar varios meses en prisión a pagar la fianza que le impuso el juez. El fundador de PIP alegó no tener liquidez. Las miles de afectadas que reclaman indemnizaciones por los daños sufridos y la estafa sospechan más bien que el dinero ganado a ex puertas durante décadas por PIP podría estar en cuentas en paraísos fiscales o en Venezuela y Costa Rica, donde la empresa francesa vendió decenas de miles de prótesis.
http://www.cadenaser.com/internacional/articulo/justicia-francesa-condena-certificador-implantes-mamarios-indemnizar-victimas/csrcsrpor/20131114csrcsrint_3/Tes

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada