jueves, 9 de enero de 2014

Privatizar la ITV

Parece ser que con el inicio del año ha desaparecido de nuestras ITVs y de la legislación pertinente, claro, mediante modificación del real decreto pertinente, el principio de incompatibilidad que impedía a multitud de empresas (como concesionarios, grandes cadenas de talleres o flotistas) participar en la explotación de la Inspección, con la idea de que está feo inspeccionar tú mismo tus vehículos, o inspeccionar y reparar a la vez.

Desde AECA-ITV (la Asociación Española de Entidades Colaboradoras de la Administración en la Inspección Técnica de Vehículos) se rasgan las vestiduras ante una medida contracorriente, ya que deja al en manos privadas “una función pública soberana” con lo que implica en cuanto a pérdida de imparcialidad en un modelo que al parecer se está copiando en Europa y América Latina.

privatizar-la-itv
La pregunta es, ¿pero la ITV no estaba privatizada ya? Quiero decir que la mayoría de las estaciones de servicio del suelo patrio pertenecen en su grandísima mayoría a empresas privadas en connivencia, uy perdón, en colaboración con el Estado: Itevelesa, SGS, Applus y demás (hay un interesante artículo al respecto en esta misma web)… Empresas asociadas en AECA-ITV.

A nadie le gusta que venga otro a meter la mano en su feudo

Por otra parte, el modelo privado o mixto ya está en marcha en varias comunidades desde hace tiempo. En Madrid, Castilla – La Mancha y La Rioja el servicio está liberalizado, mientras en Cataluña y Canarias hay un sistema híbrido en redefinición (no me pregunten lo que significa eso). Resultado, la proliferación de estaciones; de 17 a 51 en Madrid en dos años, de 17 a 47 en La Mancha.

Pero que nadie se trague el vetusto argumento de que la privatización conlleva mayor competitividad y por tanto un descenso de los precios. No seamos inocentes. De momento, los usuarios extremeños, que tenía las inspecciones más baratas de España, ya han visto cómo dos estaciones han pasado de la gestión pública (Gpex) a la privada (Vega Baja) y han aumentado sus tarifas entre 5 y 10 euros.
En definitiva, tengo que concordar con AECA-ITV en que la liberalización consiste en poner al lobo a cuidar de las ovejas, ya que en un mismo taller podrán hacerte la inspección y hacerte los arreglos “necesarios” (como pasa en Reino Unido, vaya). Pero no puedo evitar que se me revuelvan las tripas al oírles reclamar una función pública soberana. Nacionalizad vuestras empresas y entonces hablaremos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada