domingo, 9 de febrero de 2014

'La Ertzaintza no pasa la ITV'


SEGURIDAD Lo denunciará ante la Inspección de Trabajo

  • - El sindicato Erne denuncia con un informe las deficiencias del parque móvil policial

  • - El departamento de Betrán de Heredia rechaza las acusaciones


Unos sanitarios empujan una furgoneta vieja de la Ertzaintza que no...
Unos sanitarios empujan una furgoneta vieja de la Ertzaintza que no arranca en Arkaute. EL MUNDO


En 2012 un agente de la comisaría de Bilbao se quejaba del mal estado del parque móvil de la Ertzaintza en una carta al director remitida a este periódico. "La furgoneta no anda, subiendo Atxuri nos adelantó un autobús de Bilbobus cuando íbamos de emergencia a Otxarkoaga", puso como ejemplo gráfico de las deficiencias de los vehículos policiales. Dos años después, las protestas internas no han remitido y el sindicato Erne anuncia ya que en breve elevará un informe a la Inspección de Trabajo con una denuncia clara: "Muchos de nuestros vehículos, con los defectos que tienen, no pasarían la Inspección Técnica de Vehículos (ITV)". En una reunión interna, un jefe de operaciones ha llegado a recomendar a los suyos que adquieran un bono de transporte público.
"Te voy a poner un ejemplo todo esto. Y que quede claro que no es un problema sólo de kilometraje [hay unidades con más de 500.000 kilómetros], lo es más de horas de uso. Los coches blindados [Volkswagen Passat comprados por Javier Balza] están justos. Se sacan algunos con las suspensiones destrozadas. A un particular se le recomienda que las cambie cada 80.000-100.000 kilómetros, pues bien, aquí hay blindados, coches más pesados, con 300.000 a las que no se les cambia nada", explica un agente conocedor del parque móvil de la comisaría de Bilbao.
Tiene más ejemplos. "En una huelga general, hace dos o tres años, se le abrió la puerta a una furgoneta antidisturbios y un compañero cayó despedido en Hurtado de Amézaga. En otras, los asientos están sueltos de los anclajes del suelo y a las cinturones de seguridad les falta el enganche para atarlos", relata. El pasado fin de semana muchos ertzainas recibieron por mensaje de Whatsapp una curiosa imagen de lo que entienden como un problema acuciante. Ilustraba los asientos destrozados de un coche-patrulla sobre el que alguien había colocado un cojín rosa.
Desde Álava, un delegado sindical de Erne también realiza su valoración a la luz de problemas registrados estas últimas semanas: "En Vitoria la situación es de juzgado de guardia. Tenemos Mégane en la carretera sin focos traseros. De diez todoterrenos, siete estaban inutilizados en el taller, el otro estaba en la cárcel de Zaballa y dos no tenían el visto bueno de los mecánicos coincidiendo con las nevadas. Furgonetas tenemos cinco y cuatro estaban en el dique seco.En cuanto a los Passat, tenemos 12 y 7 estaban estropeados. "¿Con qué salimos?", se pregunta.
'En una huelga general se le abrió la puerta a una furgoneta antidisturbios y un compañero cayó despedido'
"Nuestros vehículos pasan la ITV en nuestros centros, no van a estaciones. Con todos esos defectos muchos no pasarían la ITV. Es grave", coinciden dos fuentes consultadas.
La consejera de Seguridad, Estefanía Beltrán deHeredia, rechaza estas acusaciones. Sus portavoces insisten en que la acumulación de problemas es "una fotografía puntual" que en ningún caso responde a la realidad general del parque móvil de la Ertzaintza. De hecho, algunos agentes apuntan también a que la flota de Tráfico -con furgonetas Volkswagen relativamente modernas- es adecuada y hace pocos años, bajo mandato de Rodolfo Ares, se compraron 140 Seat Altea para las comisarías que relevaron al grueso de los antiguos Renault 19 que desde el despliegue del cuerpo fueron su imagen por las calles vascas.
"La antigüedad media de los vehículos de la Ertzaintza es de 10 años", explican desde Seguridad. Los turismos camuflados, un total de 1.046, tendrían una media de 8 años, como los blindados, dato que crece notablemente en el caso de los coches-patrulla, 243, que rondan de media los 13 años.
Los portavoces de Beltrán de Heredia remarcan que "una media de 10 años no es algo que deba constituir motivo de preocupación". "En época de crisis, todos procuramos prolongar la vida útil de nuestros bienes y recursos. Además, son coches utilizados, en su inmensa mayoría, por agentes que han recibido formación específica en técnicas de conducción", apostillan.
En lo concreto, destacan también que en Vitoria, objeto de denuncias anteriores, "hay una ligera sobredotación de coches" aunque haya varios vehículos averiados, "lo que permitirá retirar los más antiguos" próximamente.
En cuanto a los problemas mecánicos, Seguridad rechaza que su flota no pase la ITV o que, si lo hace, sea sólo porque le dan el visto bueno sus propios mecánicos. "El mantenimiento es permanente. En gran parte, además, en talleres privados, con lo que ello supone de inyección de recursos hacia un sector muy afectado por la crisis. En concreto, son adjudicatarios de la reparación de nuestros vehículos un total de 52 talleres distribuidos por toda la geografía vasca", señalan los portavoces consultados. Y añaden: "Con relación a la ITV, disponemos de un permiso especial del Ministerio de Industria para realizar las revisiones con personal acreditado".
Lo que también es cierto es que desde la llegada de los Seat Altea en 2011 -Ares los estrenó por todo lo alto en una visita oficial del entonces ministro del Interior Alfredo Pérez Rubalcaba- pocos vehículos nuevos se han incorporado al servicio, coincidiendo con los momentos más duros de la crisis. La novedad más importante, quizás, es que ahora las comisarías cuentan con vehículos relativamente nuevos que antes eran utilizados por los escoltas de cargos públicos amenazados por ETA que ya no necesitan protección.
Seguridad cuenta para 2014 con un presupuesto de 11,1 millones para el capítulo de parque móvil de la Ertzaintza. Sin embargo, para la adquisición de nuevas unidades la cifra se queda en 1 millón, 0,7 en concepto de renting y 0,3 para automóviles en propiedad. El resto del dinero se va al pago de leasing anteriores y mantenimiento.
Pero los problemas del parque móvil no son nuevos.
En 2010 ELMUNDO desveló que la Policía vasca pagaba los seguros y el mantenimiento de 500 coches obsoletos o directamente destrozados, que luego fueron desguazados en 2011.
Desde entonces, Ares optó por contratar a una consultora externa que elaborara un plan de gestión de la flota. El resultado fue que se redujera la dotación de cada comisarías para llevar los sobrantes a dos puntos centralizados, Erandio y Arkaute, desde donde se podrían reforzar todas las unidades en caso de necesidad. Los sindicatos creen que aquello empeoró el servicio.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada