viernes, 7 de febrero de 2014

Un funcionario que avaló la adjudicación pasó a ser directivo de una de las ITV beneficiarias

La multinacional alemana TÜV Rheinland, la segunda adjudicataria de ITVs en Euskadi sin cumplir la legalidad, puso como máximo responsable de sus estaciones en Irun y Urnieta al técnico del Gobierno Vasco que realizo el informe que avaló dicha adjudicación. Javier Goldarazena, ahora jubilado, era funcionario del Departamento de Industria del Ejecutivo vasco y elaboró el estudio en 1993 sobre la adjudicación de las ITV. En mayo de 2006 pasó a ser el coordinador de ITVs en la zona norte de TUV Rheinland, que incluía a las dos estaciones de Irún y Urnieta, donde cada año se revisan unos 170.000 vehículos
Los cuatro informes de valoración técnica fueron elaborados por Goldarazena, quien participó además en las dos reuniones de la Mesa de Contratación de Industria, celebradas el 27 de octubre y el 5 de noviembre de 1993. El técnico explicó los criterios de valoración, según se refleja en el acta. El Departamento de Industria, entonces con el peneuvista Jon Azua como consejero, calificó tales criterios de "completos y complejos". La Mesa de Contratación aprobó el 5 de noviembre los adjudicatarios propuestos, entre ellos TÜV Rheinland.
El órgano de contratación se tuvo que reunir dos veces, ya que cambió a uno de los adjudicatarios. El informe técnico consideraba ganador del concurso para las estaciones de Vitoria y Bergara a la empresa Eusko Iat. Esta firma era propiedad de cuatro funcionarios del Gobierno, cada uno de los cuales poseía un 25% del capital, lo que incumple la ley de Incompatibilidades. Por ello, se otorgó la concesión a la segunda oferta, la de Luybas.
Un informe del Gobierno Vasco constata que a principios de 2007, un hijo de un técnico de   Administración Industrial en la Delegación de Gipuzkoa entró también a formar parte de la plantilla de TUV Rheinland, desarrollando funciones de adjunto a jefe de Estación en la ITV de Irún.
Javier Goldarazena justificó hace varios años su pase a la empresa alemana. "Otras veces ya me han preguntado si era irregular ¿Lo es después de 13 años trabajando? [TÜV Rheinland] me ofreció un trabajo porque quería un especialista en temas de legislación. Me convenía. [En el Gobierno] no veía futuro. Me ofrecen mejores condiciones laborales y me voy". Goldarazena opinó entonces que los tribunales "han valorado mal los criterios" de adjudicación de las ITV. "Yo defiendo que fueron correctos", añadió. La empresa alemana también empleó argumentos parecidos "Si alguien cree que se puede llamar a una persona 13 años después para favorecerla es que está alejado de la realidad", dijo un portavoz de TUV Rheinland.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada