martes, 18 de marzo de 2014

Empresa y comité acercan posturas para cerrar mañana el conflicto de la ITV

Los representantes de los trabajadores trasladan a la concesionaria su predisposición a firmar la última propuesta hecha por la compañía

ALEXIS ALGABA - SAN SEBASTIÁN.  El conflicto de la ITV en huelga vivió ayer un nuevo episodio surrealista pero puede desembocar en un acuerdo que dé carpetazo a nueve meses de paro los indefinidos que mantiene cerrado el centro de inspecciones de Urnieta y a un 40% de actividad de Irún.  La sexta reunión entre ambas partes volvió a resultar infructuosa, aunque en ella, el comité de empresa avanzó que aceptaría la última propuesta de acuerdo para el nuevo convenio presentada la semana pasada por la concesionaria en el Preco (procedimiento de resolución de conflictos del Consejo de Relaciones Laborales Vasco). La dirección de TÜV Rheinland Ibérica S.A., adjudicataria del servicio en dichos centros, pondrá mañana sobre la mesa este planteamiento con el objetivo de dar por zanjado uno de los conflictos más enquistados en Gipuzkoa.

La última propuesta presentada ante el mediador, que dimitió el pasado viernes acusado de imparcialidad por parte del comité de empresa» según reconoció el delegado de la empresa en la zona norte Alfonso Artola, ha sido aceptada por el comité de empresa trasero minuciosamente analizada.  «La retirada de las condicionalidad del aumento de tarifas para incrementar los salarios de 2015 y 2016 ha sido determinante y hemos confirmado a la dirección que aceptamos la propuesta», señaló ayer a DV el presidente del comité ketxus San Emeterio.

El acuerdo no pudo cerrarse ayer debido a un cúmulo de situaciones que no posibilitaron que el encuentro discurriera por los cauces adecuados. A primera hora el comité cumplió su amenaza de encerrarse en el centro de inspecciones de Urnieta que lleva 9 meses cerrado desde el inicio de la huelga. Allí les esperaba el delegado Alfonso Artola con dos patrullas de la Ertzaintza que en un  principio permitieron que la treintena de trabajadores que se presentó a la puerta de la planta pudiera acampar en las instalaciones. Al mediodía, eso sí, varias patrullas más procedieron al desalojo de los empleados, ya que tal y como aviso la víspera la concesionaria TÜV Rheinland«la normativa que regula el derecho a la huelga recoger que cualquier acto de ocupación de las instalación es ilegal».

El desalojo se produjo al mediodía, al mismo tiempo que arrancaba la reunión entre el comité y dirección en el Preco, eso sí, sin presencia del delegado que se encontraba todavía en las instalaciones de Urnieta. Dicha ausencia fue tomada como una desconsideración por parte del comité. Aun así, trasladaron al representante de la firma en el encuentro que aceptaban la propuesta presentada el pasado viernes.

Por su parte, la dirección esperaba que comiste presentara un nuevo planteamiento de reivincaciones tras la salida del anterior mediador. «Al final no nos han entregado nada nuevo y han afirmado que aceptan la anterior propuesta», confirmó Artola. De esta forma, ambas partes se emplazaron a una nueva reunión mañana con las condiciones de nuevo convenio ya sobre la mesa para tratar de cerrar de una vez por todas el conflicto.

Tapia apuesta por el acuerdo
Antes de que mañana se pueda cerrar la huelga el Comité se reunirá hoy con el departamento de Desarrollo Económico te dirige Arantza Tapia. La consejera cree que habrá un acuerdo «a corto plazo» ya que« las diferencias no son significativas». Así lo reconoció Tapia ayer al Parlamento Vasco para informar sobre el conflicto de las ITV.

Ese es el mensaje que trasladará hoy la consejera a los representantes de los trabajadores para« facilitar que se alcance un acuerdo». Tapia aclaró además que la huelga al margen de causar alguna molestia los conductores« no supone un impedimento para garantizar el servicio público de ITV». El paro ha afectado a 75.000 conductores aunque Tapia afirmó que «no se ha incrementado la cifra de vehículo sin itv».
DV18.03.2014

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada