martes, 17 de noviembre de 2015

ELA acusa al presidente de Confebask de implantar jornadas de 11 horas con salarios de cinco euros la hora

El sindicato inicia una campaña para atajar la precariedad y "poner cara" a los "piratas" que se "forran con la miseria laboral"
Txiki Muñoz, acompañado de secretaria general adjunta y los responsables de Industria y Construcción; Servicios privados; y Area pública de ELA. 
El sindicato ELA pondrá en marcha esta semana una campaña para hacer frente a la precariedad y "poner cara" a los "piratas" que se "forran" mientras "diseñan la miseria laboral". El líder del sindicato, Adolfo Muñoz, ha denunciado, asimismo, en la presentación de esta iniciativa, que la empresa de construcción de la que es consejero delegado el presidente de Confebask, Roberto Larrañaga, crea "una cadena de subcontratas" en la que se trabaja "once horas diarias a cinco euros la hora".
Esta campaña ha sido dada a conocer en el transcurso de una rueda de prensa celebrada en Bilbao, en la que el líder de ELA ha estado acompañado por la secretaria general adjunta del sindicato, Amaia Muñoa, y los responsables de Industria y Construcción; Servicios privados; y Area pública del sindicato.

En la comparecencia, han explicado que la campaña tendrá una duración ilimitada y, con motivo de esta iniciativa, el sindicato ha diseñado unos carteles en los que se puede leer "vuestros beneficios nuestra miseria laboral" junto a las fotografías de responsables de empresas y patronales como Alberto García Erauzkin (Euskaltel), Yolanda Barcina (Telefónica), Pello Gibelalde (Adegi), Jose Antonio Sarría (CEN), Josu Jon Imaz (Repsol), Florentino Pérez (ACS), Ignacio Sánchez Galán (Iberdrola) y Gregorio Villalabetia (Kutxabank).
Esta campaña, además de recoger el reparto de carteles y folletos entre la ciudadanía para dar a conocer la actual realidad, incluye cursos a 3.000 delegados para que puedan identificar la precariedad, de cara a establecer posteriormente planes de trabajo para atajar esas situaciones.
El sindicato, según ha explicado, centrará sus esfuerzos en trasladar esta campaña a empresas y sectores y organizar a los trabajadores y, tras reconocer que será "muy difícil", ha asegurado que no se puede "mirar a otro lado y no se pueden bajar los brazos".
Los responsables de ELA han denunciado que la precariedad "no es algo nuevo" pero han señalado que, con la crisis y los actuales niveles de desempleo, se está "extendiendo de forma alarmante" y las empresas dan "con nuevas formas de precariedad", utilizando para ello las reformas que se han acometido en los últimos años. Además, han apuntado que, "recorte a recorte", esos trabajadore precarios "van a la pobreza".
El sindicato ha asegurado que las contrataciones son "más precarias que nunca", los sueldos representan una participación en la riqueza "más baja que nunca".
ELA ha denunciado que hay "otra cara de la moneda" que es la de los beneficios empresariales, que se tratan de "maximizar" a través de la "precariedad". El sindicato ha indicado que a las patronales y al Gobierno les interesa "esconder esa realidad" con "mucha propaganda" y enseñar "otra foto".
En este sentido, la central sindical ha manifestado que su objetivo es "poner cara a la precariedad" y a esa "otra cara de la moneda".
"Nuestra miseria laboral es la base para el aumento de los beneficios de las empresas y para que a sus ejecutivos se les premie con salarios, pensiones y bonus de escándalo. Esos 'piratas' que diseñan la miseria laboral se están forrando", señala ELA en el folleto de presentación de la campaña.
En la comparecencia, el dirigente de ELA, Adolfo Muñoz, ha asegurado que la crisis está suponiendo un "traslado del poder del dinero y del poder del poder al capital".

"No les vamos a dejar en paz"

En este sentido, ha señalado que debe ser el sindicalismo el que "lidere este debate" porque, si no, no se dará en la sociedad". "No les vamos a dejar en paz", ha advertido. Muñoz ha asegurado que, mientras su proyecto sea "extender la miseria laboral, hacer alarde de beneficios empresariales escandalosos y sueldos sin parangón y de bonus rechazables", el sindicalismo "se tiene que oponer y reivindicarse".
Muñoz ha explicado los ejes de esta campaña, entre los que se encuentran, situar en el centro del debate la desigualdad social y la caída salarial. En este sentido, ha manifestado que el sindicato hará todo lo que esté "en su mano" en las empresas y los sectores para que "socialicen que la decisión de los gobiernos y la patronal es incrementar la miseria laboral".
"Nuestra miseria son sus beneficios", ha asegurado Muñoz, quien ha ofrecido datos de una encuesta sobre las empresas del Ibex, que constata que en 2014 los máximos dirigentes de esas compañías "se subieron subido el sueldo un 80%".
Asimismo, ha apuntado que, con esta campaña, también quieren dar a conocer que la "caída salarial", junto con la "desfiscalización" de las rentas altas y el capital suponen "un arrastre a la pobreza" y no será posible construir un sistema de pensiones "digno".

Reunión con Confebask

Preguntado por las relaciones con Confebask tras el nombramiento de Roberto Larrañaga como presidente, ha recordado la reunión que mantuvieron con la patronal y ha destacado que sus responsables les trasladaron que la situación "no iba a cambiar gane quien gane las elecciones", por lo que les instaron a "resignarse" y a "unirse" a lo que "se estaba haciendo", algo a lo que "ELA se negó".
Muñoz ha aprovechado para denunciar que el nuevo presidente de Confebask es responsable de una empresa de construcción en Vitoria que "crea una cadena de subcontratas donde la gente trabaja once horas a cinco euros la hora".
Por último, Muñoz ha defendido el valor del sindicalismo, de la organización, de la lucha y del "conflicto social" y ha denunciado que las reformas también se han hecho para "debilitar" al movimiento sindical".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada